El feminismo del trabajo

Montse Ros
Secretaria de Comunicación Integral y Finanzas y portavoz de CCOO de Catalunya

Las personas más razonables admiten que la calidad de la atención que se da a las criaturas, a las personas con discapacidad y a las personas mayores es un signo de la bondad y la decencia de una sociedad. Nel Noddings nos hace notar la disonancia cognitiva de estas mismas personas razonables porque no suelen pagar un salario digno para el cuidado de las personas. Está "normalizada" la contratación de mujeres migradas "en negro". Muchas mujeres internas en los hogares, actualmente, no tienen descanso ni por las noches porque las personas que necesitan cuidados, las necesitan siempre. Incluso cuando consiguen contratos legales, las trabajadoras domésticas no tienen derecho al paro porque España no ha reconocido el convenio 189 de la OIT, que mejoraría la brutal situación laboral de estas mujeres. La película Roma muestra al mundo la vida de una "interna".


Huelga 8 marzo


En estos momentos, las educadoras de las guarderías privadas tienen un convenio tan legal como vergonzoso que mantiene sus salarios alrededor de 900 euros por 38 horas semanales de atención directa a los niños y 2 horas de preparación del actividad, la coordinación, la evaluación y el papeleo.


Las mujeres del textil han tenido que luchar para que su salario llegara a los 1.000 euros brutos al mes, en convenio.


La sección sindical de Pronovias ha alcanzado un acuerdo puntero para la protección integral de las víctimas de violencia de género.


El sindicalismo tiene tres reglas de oro para conseguir cambios materiales, tangibles. La primera es hacer visible lo que es invisible. La segunda es formular el problema como causa colectiva, no como suceso individual. La tercera es pasar de la percepción a la acción.


La película Roma es uno de los muchos casos que nos permite hacer visible un trabajo muy invisibilizada. O el Me Too del año pasado, que rompió el silencio inherente a la acción del poder. Los medios de comunicación son claves para la denuncia, por "desnaturalizar" las injusticias normalizadas como el orden natural de las cosas.


La tarea de la Nel Noddings es un ejemplo de diagnóstico, cuando nos indica que no nos encontramos con el problema individual de una mujer o de otra mujer, sino que analiza el conjunto de las relaciones de poder y nos muestra un problema colectivo, estructural.


Leí a Paul Krugman que el valor monetario de los trabajos no se debía a ninguna regla natural e inamovible sino que se gana en la lucha social, que es más razonable organizarse laboralmente que endeudarse para ir a Harvard y buscar una salida individual . Apunta directamente a la tarea sindical, el espacio de organización laboral, donde el colectivo se hace material y deviene sujeto activo. Así las mujeres organizadas de las guarderías, de la geriatría, del trabajo social, del trabajo del hogar, del textil, de la sanidad, de la educación, de las químicas están actuando para ganar el valor de su trabajo. Pasar del valor teórico, o sentimental, que las personas razonables reconocen, al valor efectivo en salario, en condiciones laborales y en prestigio social cuesta mucha organización y mucha acción. El caso es que se consiga, aunque sea modestamente. La vía es efectiva.


Los 8 de marzo están resultando claves para las mujeres, para hacer visibles las situaciones invisibles, para empoderar colectivamente y para organizarnos y actuar. Aún tenemos mucho por hacer, pero hemos transitamos por caminos abiertos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH