En las cárceles catalanas los funcionarios se pagan su propio vestuario ante el descontrol de Justicia

|

Cárcel de lleida prisión de ponent 01082018


El sindicato Csif ha denunciado que los funcionarios de prisiones catalanes no obtienen el vestuario obligatorio para trabajar. La falta de presupuesto alegada por la Generalitat y el descontrol del departamento de Justicia obliga a los trabajadores penitenciarios a costear de sus bolsillos el vestuario obligatorio ante la falta de suministro por la administración. Ello les obliga a adquirir las prendas por su cuenta y desde el sindicato se afirma que la mayoría lo hace en Decathlon.


La orden JUS/301/2008, de 17 de junio, por la que se modifican el uniforme y el distintivo para el personal adscrito a los servicios penitenciarios de Catalunya, fue publicada en el DOGC en 2008 y rige las normas relativas al vestuario de los funcionarios de prisiones. De forma resumida, la orden obliga al personal de vigilancia a vestir en la forma que se indica de forma obligatoria, con los distintivos correspondientes y con la identificación profesional que tenga cada trabajador.


Ya en el 2014, Csif protestó por la falta de vestuario para este colectivo de vigilancia. Entonces el Departamento de Justicia citó, en pleno mes de agosto y con un 25% de la plantilla de vacaciones, a todos los trabajadores para tomar medidas del nuevo suministro de uniformes. Los que en aquel momento no acudieron tuvieron que dar sus medidas en un teléfono que habilitaron para contactar.


Según la propia Administración, se aseguró que se suministrarían uniformes nuevos para el 2015, pero no se supo nada de todo el vestuario retrasado y pendiente de entrega: 6 camisas de verano, 6 camisas de invierno, dos pares de botas, dos pares de zapatos, dos jerséis, dos abrigos tres cuartos con forro polar y ocho pares de calcetines. Lo que recibieron fue una entrega en agosto de 2016 (calcetines, jersey, 2 camisas de invierno, un pantalón y botas), y otra entrega más en marzo de 2017 (calcetines, dos camisas de verano, cinturón, un pantalón y zapatos además de guantes de intervención con resistencia al corte).


SIN VESTUARIO NUEVO DESDE 2017


En dos años, los funcionarios de prisiones no han vuelto a recibir ni una sola prenda. Lo previsto era que cada año recibirían, de forma alternativa, una entrega de vestuario de verano y otra de invierno. De esta forma, al vestuario que les deben, señalado anteriormente, hay que añadir el pendiente de estos dos últimos años. La falta de presupuesto y la ausencia de licitación obligaron a los trabajadores a pasar este 2019 sin recibir ni una sola prenda de vestuario.


Este hecho es especialmente grave en los centros con clima más frío (caso de Lleida), al no haber recibido una chaqueta tres cuartos con forro polar desde hace 8 años.


Por eso, desde Csif se exige la anulación inmediata de la ORDEN JUS/301/2008 y su sustitución por otra orden que garantice vestuario de análogas características al previsto y que se ingrese, vía nómina, el importe de todo el vestuario pendiente.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH