miércoles, 22 de mayo de 2019

​Alertan de ataques racistas a centros de menores en Catalunya

|

La 'Plataforma El Racisme nos cierra de migrantes y refugiadas en Lucha' ha alertado del aumento de ataques racistas a centros de menores en Catalunya, siendo la última agresión la de este fin de semana en Castelldefels.


Bassam Castelldefels


Según ha señalado en un comunicado en pocas semanas ha habido tres ataques a centros regentados por la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA). "Algunos han sido por parte de individuos aislados, pero otros lo han sido por grupos numerosos de jóvenes y vecinos de los pueblos donde están radicados los centros", sostiene.


La plataforma sostiene que hay una campaña de criminalización de las personas migradas por parte de organizaciones políticas de derechas que buscan sacar un rédito electoral. 


"Se miente sobre el aumento de la delincuencia, se explota el miedo de la población al empeoramiento de sus condiciones de vida por la previsible crisis económica, se utiliza al inmigrante como cabeza de turco, y cuando el problema explota y se produce la violencia racista se encubre su gravedad disfrazándola de simples peleas entre jóvenes", asegura.


La entidad considera que las leyes actuales, como la Ley de Extranjería, discriminan al inmigrante y facilitan la explotación laboral, lo que afecta con especial "crueldad" a los menores, que, cuando alcanzan la mayoría de edad también son víctimas por el incumplimiento de la normativa española.


En este sentido, argumentan que la ley internacionalmente reconocida exige que los menores de 18 años que emigran no acompañados sean tutelados por los respectivos estados hasta su mayoría de edad y al obtenerla, la obtengan con todos sus derechos, es decir con la residencia legal. No obstante, destaca la Plataforma, España "no cumple esa legislación internacional: la casi totalidad de los menores no tienen papeles al acceder a la mayoría de edad".


En este marco, los menores se sienten "marionetas" que van de un albergue a otro y no se sienten integrados porque no tienen los mismos derechos que el resto de jóvenes. "Son arrojados a la marginalidad social y sienten el desprecio con que la sociedad les trata", concluye el comunicado.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH