Los socialdemócratas ganan las elecciones en Finlandia pero la ultraderecha avanza

|

El Partido Socialdemócrata de Finlandia (SDP) ha sido la formación más votada en las elecciones legislativas de este domingo con un 17,7 por ciento de los votos, apenas dos décimas por delante del ultraderechista Partido de los Finlandeses, antes conocidos como verdaderos Finlandeses.


Panorama of helsinki


Los votos del SDP se traducen según las proyecciones en 40 del total de 200 escaños del Parlamento finlandés, mientras que el Partido de los Finlandeses controlará 39 escaños (el 17,5 por ciento de los apoyos). Los comicios han ofrecido un Parlamento muy fragmentado. De hecho, es la primera vez en la historia del parlamentarismo finlandés que ningún partido no supera un 20 por ciento del apoyo popular.


Por detrás de estos dos partidos se sitúa el conservador Coalición Nacional (NCP), con un 17 por ciento de los votos y 38 escaños; y el Partido del Centro de Finlandia del primer ministro saliente, Juha Sípilo (13,8 por ciento y 31 escaños), unos datos correspondientes al 100 por ciento del escrutinio.


El ecologista Liga Verde ha obtenido un 11,5 por ciento de los votos y 20 escaños y la Alianza de Izquierda ha situado en el 8,2 por ciento de los votos y 16 escaños. Por detrás está el Partido Popular Sueco de Finlandia (4,5 por ciento y 9 escaños) y el Partido Cristianodemócrata (3,9 ciento y 5 representantes).


Reforma Azul, una escisión del Partido de los Finlandeses, en cambio, se hunde y apenas consigue un 1 por ciento de los votos. Los otros dos escaños para sumar los 200 del Parlamento han ido a parar a otros candidatos. La participación ha sido del 72 por ciento.


Con estos datos, el Parlamento estará muy fragmentado y serán necesarias unas amplias alianzas para conseguir un Gobierno estable, aunque los socialdemócratas parecen dispuestos a intentarlo después de su histórica victoria.


"La reforma contra el paro y la educación serán las prioridades del gobierno que lidere el SDP. También los impuestos", afirmó el líder del SDP, Antti Rinne, después de declararse vencedor de los comicios.


"Por primera vez desde 1999 somos el partido más votado de Finlandia. El SDP es el partido del primer ministro", ha aseverado Rinne, de 56 años, ante sus seguidores en Helsinki. El líder de los socialdemócratas podría tener opciones para formar gobierno dada la negativa de los líderes de las principales formaciones a pactar con la ultraderecha.


Los aliados naturales del SDP serían los ecologistas y la Alianza de Izquierda. El líder "verde", Pekka Haavisto, destacó que son los mejores resultados de la historia para su partido: "Es una tarde muy emocionante para los 'verdes'", apuntó.


Desde la Alianza de Izquierda, Li Andersson ha manifestado ya su disposición a recibir una invitación del SDP para abrir negociaciones para la formación de un gobierno de coalición cuando se encargue a los socialdemócratas la formación de gobierno.


Entre las tres formaciones de izquierda sumarían 76 de los 200 escaños, mientras que la derecha y la ultraderecha sumarían 69 asientos, lo que convertiría a la ahora gobernante Partido del Centro en la llave de la gobernabilidad.


Ante esta situación, la ultraderecha destacaba sus buenos resultados. "Estamos abiertos a colaborar, pero no a cualquier precio", ha señalado el líder del Partido de los Finlandeses, Jussi Halla-aho. Para Jussi Halla-aho, este resultado es "fantástico teniendo en cuenta las encuestas de hace cuatro meses".


Por su parte, un portavoz del gobernante Partido del Centro de Finlandia, Kimmo Tiilikainen, reconoció la derrota sin paliativos. "No le demos más vueltas. Es una derrota clara", señaló.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH