miércoles, 25 de noviembre de 2020

El Liceu programa una Tosca "más humana"

|

El Gran Teatre del Liceu de Barcelona recuperará del 9 al 28 de junio la 'Tosca' de 2014, de Giacomo Puccini, con dirección escénica de Paco Azorín, quien ha actualizado la producción con una apuesta "más humana" y cercana al público, y que tendrá un nuevo reparto liderado por Liudmyla Monastyrska, Tatiana Serjan, Jonathan Tetelman, Roberto Aronica, Erwin Schrott y Lucio Gallo.


Liceu 66958 1


En rueda de prensa este martes, el productor y director escénico del espectáculo, Paco Azorín, ha descrito que se trata de una producción mucho más humana: "Soy más humano que hace cuatro años", ha dicho sobre su trayectoria.


Ha avanzado que la puesta en escena pasa por la simplificación del vestuario con la necesidad de hacerlo más atemporal, ya que tenía la sensación de que había "algo de disfraz en el vestuario" de la anterior producción y que necesitaba dejar salir al ser humano que hay dentro de los personajes.


Azorín ha destacado que es la misma producción en cuanto a concepto pero que está hecha a medida de cada uno de los actores del reparto: "La vida va tan rápido y cambia tanto que me parece una producción lejana en mi carrera".


En el primer acto coge al espectador de la mano para adentrarlo en una segunda parte con un giro escenográfico que muestra la parte trasera del poder y de la Iglesia, y de cómo están conectados "no precisamente para hacer fácil la vida de la gente", hasta llegar a un último acto poético, onírico y de sueño, de un lirismo absoluto.


Azorín ha señalado que a las producciones les pasa el tiempo y primero es necesario quitarles el polvo, especialmente después de haber hecho unas 40 producciones en cuatro años: "He cambiado, no soy el mismo. ¿Cómo sería la Tosca de hoy?", se ha preguntado.


"Estéticamente la producción es muy potente, pero con cierta simplicidad", ha dicho Azorín, que ha destacado la presencia de su sello con un cierto sentido de la poética, y que incluye también un trabajo con el elenco como si fueran actores, no sólo cantantes.


El escenógrafo ha asegurado que ha ayudado al reparto "a hacer teatro de cámara, ir adelante, trabajar mucho con el público", para conectar con el auditorio, y poder enriquecer a los personajes con sus propias ideas.


MÚSICA "ELEGANTE Y CLARA"


Sobre la música, Azorín ha ensalzado que es una interpretación "muy elegante y muy clara y transparente" algo de lo que ha dado las gracias al buen nivel de la orquesta del teatro lírico, mientras que el director musical, John Fiore, ha destacado que en la puesta en escena la música suena compacta y sin perderse una sola nota de Puccini.


Fiore ha aplaudido que lo mejor que le puede suceder es trabajar con un director que respeta la música, y ha dicho que se considera un director anticuado: "Afrontamos la partitura sin olvidar las tradiciones", y ha destacado su especial conexión con la partitura.


La soprano Liudmyla Monastryska ha recordado que coincidió con Plácido Domingo en el Liceu y que ha hecho en diversas ocasiones este papel: "Lo adoro, representa una mujer muy fuerte".


En el papel de Barón de Scarpia, el barítono Erwin Schrott ha explicado que su rol es más humano de lo que el público está acostumbrado para Scarpia, ya que que el personaje tiene sus propias dudas y personalidad: "No es sólo un seductor y un asesino, sino tendrá un lado más complejo".


El tenor Jonathan Tetelman, debutante en la sala y el rol, ha destacado la importancia para él de este papel: "Es el que siempre había soñado", ha dicho Tetelman, destacado que tiene una de las composiciones más bonitas de Puccini.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH