El nuevo jefe de los Mossos, un nacionalista fetén para afrontar la sentencia del "procés"

|

Si hay un cargo público en Catalunya que genera más incomodidades que ventajas es el de jefe de los Mossos d'Esquadra. Los últimos superiores de la policía autonómica han acabado dimitiendo o siendo cesados tanto por el 155 como por el propio Govern de la Generalitat.


Justo cuando se había recuperado una cierta normalidad con el nombramiento de Miquel Esquius, en una maniobra insólita el Govern ha decidido sustituirlo por Eduard Sallent al frente de la jefatura. El nuevo jefe en la sede de Egara ha sido reivindicado por el responsable político de los Mossos, Andreu Martínez, como una persona adecuada para afrontar los "retos de transformación, adaptación y generación de talento" que precisa el cuerpo policial.


Sin embargo, el nombramiento ha generado recelos en el seno de los Mossos, máxime cuando Miquel Esquius se ha despedido con una carta pública en que él mismo se sorprendía de su destitución tras solo diez meses en el cargo.


Eduard sallent y miquel buch


¿QUIÉN ES EDUARD SALLENT?


Con 47 años y licenciado en Filosofía, Eduard Sallent alcanza el máximo escalafón de la policía autonómica desde su posición como intendente en la comisaría general de información, esto es, saltándose varios escalafones. De un plumazo, Sallent ha llegado hasta la cumbre de la policía catalana, lo cual podría deberse no solo a sus méritos sino también a lo que el Govern espera de él.


Su nombramiento ha sido acogido con alborozo por parte de la FNEC (Federació Nacional d'Estudiants de Catalunya), la organización estudiantil nacionalista en que han militado otras figuras del independentismo como Elisenda Paluzie, la actual presidenta de la Assemblea Nacional de Catalunya.



No solo eso, sino que Guilleries, un grupo de agentes independentistas activo en redes sociales, ha celebrado la llegada de Sallent a la jefatura del cuerpo.



ANTICIPANDO UN OTOÑO CALIENTE


Desde el primer momento, a Sallent se le ha ubicado en la órbita independentista, lejos de la neutralidad que Esquius y Ferran López --este último, nombrado por el 155-- procuró mantener durante su ejecutoria. 


Con la vista puesta en la situación de efervescencia latente de la sociedad catalana, que podría reactivarse tras la sentencia del "procés", al Govern le conviene tener a un "afín" al frente de la policía para poder modular la respuesta a las eventuales acciones de los CDR. Además, este nombramiento llega cuando se pretende elaborar el anteproyecto de Ley del Sistema de Policía para unificar en un solo sistema a Mossos y Policías Locales.


Asimismo, el periódico ABC ha apuntado que en la salida de Esquius pesaría su disconformidad con la "guardia pretoriana" que Buch ha diseñando pensando en el expresident Carles Puigdemont. Tener a un hombre de su cuerda en Egara, garantizaría al Govern un ambiente de trabajo fluido entre Conselleria y Mossos respecto a este "cuerpo a medida" diseñado por Interior.


Si se repite el otoño caliente del primer año de mandato de Torra, al frente de los Mossos estará un responsable que podría tener una posición más comprensiva con las algaradas de los CDR. A fin de cuentas, fue el propio Torra quien exigió a Buch una limpia en Antidisturbios después de que una parte del electorado independentista no asumiera que la policía debía mantener el orden p úblico.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH