​El Hospital de Bellvitge implanta con éxito un corazón artificial

|

El Hospital de Bellvitge de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) ha implantado su primer corazón artificial total, un procedimiento que se hace con éxito por segunda vez en el Estado después de una experiencia en Navarra, y que era la única opción que tenía un paciente de 30 años para recuperarse de la hipertensión pulmonar que le impedía recibir un trasplante de corazón.


Implantan un corazu00f3n artificial en el hospital de Bellvitge



Lo ha recibido un hombre que tenía fallos en los dos ventrículos del corazón, lo que le impedía recibir un implante parcial de un ventrículo, y optaron por este corazón artificial total -del modelo SynCardia- como "eslabón final" de la terapia que le permitirá esperar a un trasplante de donante, han explicado en rueda de prensa este martes el jefe de Cirugía Cardíaca del hospital, Albert Miralles, el cirujano Daniel Ortiz y el cardiólogo José González.


A preguntas de los periodistas, Ortiz ha explicado que el paciente de Navarra no encontró un donante y tuvo complicaciones, por lo que murió antes de dejar el hospital, mientras que el de Bellvitge se encuentra actualmente estable en la Unidad de cuidados intensivos (UCI) tras recibirlo el 27 de mayo y, si se encuentra un donante y se trasplanta con éxito, será el primero del Estado en volver a casa tras esta implantación.


En la operación, los cirujanos retiraron los dos ventrículos, dejando intactas las aurículas, la aorta y la arteria pulmonar, e implantaron en su lugar conexiones para el corazón artificial, que se conecta con dos tubos a una consola portátil.


Esta consola genera impulsos que un sistema de aire y vacío transmite a los ventrículos artificiales, que activan el mecanismo de bombeo de la sangre.


Ortiz ha explicado que "el implante de corazón artificial total es similar a un trasplante, pero tiene peculiaridades que la hace más compleja", ya que requiere conservar los dos casquetes superiores del corazón -en un trasplante, solo uno-, y una vez implantado el dispositivo queda una zona ciega detrás que requiere una sutura muy precisa.


A preguntas de los periodistas, Ortiz y Miralles han explicado que el paciente de Navarra tuvo complicaciones mientras no encontraba un donante -era una persona de gran envergadura- y murió antes de dejar el hospital, por lo que si se logra trasplantar con éxito al paciente de Bellvitge, será el primero del Estado en volver a casa tras esta implantación.


"Son técnicas de gran complejidad, con pacientes en situaciones muy complejas también", y a veces evolucionan pero otras no, aunque ha señalado que en el caso del paciente operado recientemente era la única alternativa posible porque necesitaban tiempo para esperar un donante, ha relatado Miralles.


En otros países, ha habido personas que han estado cuatro años con este implante total, y Ortiz ha indicado que el trasplante posterior también es de mayor complejidad porque tras una operación hay cicatrices internas.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH