jueves, 14 de noviembre de 2019

Valls sigue en el Ayuntamiento de Barcelona por "ética, valores y sentido de Estado"

|

Manuel Valls ha anunciado hoy que continúa como concejal en el Ayuntamiento de Barcelona con Barcelona pel Canvi, a pesar de la ruptura del grupo de Ciudadanos y de que Celestino Corbacho haya optado por dejar la plataforma y sumarse como independiente a Cs.


Valls ha argumentado en su primera rueda de prensa en el consistorio que seguirá por "ética, valores y sentido de Estado".


La polémica viene precedida por el apoyo de Valls a la actual alcaldesa Ada Colau, algo que el ex primer ministro francés argumenta que hizo para que no gobernase la ciudad un alcalde independentista, ya que el ganador de las elecciones municipales fue el republicano Ernest Maragall.


"¿Es la señora Colau la misma cosa que el señor Maragall? No, no son lo mismo", ha zanjado Valls, para después reprochar a la alcaldesa que vuelva a colocar el lazo amarillo a favor de los políticos presos en la fachada del Ayuntamiento. Pero considera que gestos como este, que Valls censura,  no invalida la lógica de la votación.


Por ello, Valls ha pedido a Colau que retire el lazo. "Pero seamos serios", ha añadido, "ya sabíamos que lo haría. ¿Pero qué no habría hecho Ernest Maragall si hubiera conseguido la alcaldía? Él, que quería hacer de Barcelona la palanca del independentismo".




"NO VOTAR A COLAU ERA VOTAR A MARAGALL"


"No votar a Colau era votar a Maragall". Este es el principal argumento del concejal barcelonés, que considera que más allá de las discrepancias "tenía sentido político" apoyar a la ahora alcaldesa con el fin de que Barcelona no quedase en manos del independentismo.


"Yo no recibo lecciones". Este es otro de los lemas de Valls, que asegura que su posición es coherente y que con su continuidad en el consistorio espera ser "útil" con sus propuestas sobre seguridad y vivienda, así como de políticas sociales y de cómo atraer empresas y recuperar el prestigio de Barcelona.


RUPTURA CON CS


Valls ha señalado que cuando llegó hace un año a Barcelona compartió con Cs esfuerzos e ilusiones, pero él, que se define como "un hombre de izquierdas y populista", no tolera el "cambio" del partido de Alberto Rivera. En su opinión, de ser una formación liberar, progresista y centrada "se fue convirtiendo en un partido diferente".


En este sentido, Valls confiesa que tras los resultados electorales en Andalucía, que se saldaron con un acuerdo entre PP, Cs y Vox, ya se inició el distanciamiento. Cs, un partido que se considera "liberal, progresista y europeista" se ha convertido "en el partido que ahora pacta con una formación reaccionaria y antieuropea. No se vale esconderse detrás del Partido Popular".


Considera que es una deriva que tiene voces críticas dentro de la formación naranja y que no comparten muchos de los electores.


Para Valls, el nacionalismo es "el gran peligro" en Europa y el mundo, y hay que combatirlo "en todas partes", desde Barcelona y hasta el resto del planeta. Por todo ello, Manuel Valls y Eva Parera continuarán en el consistorio.


"CUANTO PEOR, PEOR"


"La estrategia del 'cuanto peor, mejor' es una estrategia equivocada y peligrosa, que además ha dejado huérfanas a todas las personas que el 21-D otorgaron su confianza al mensaje de coraje y firmeza de Inés Arrimadas", ha aseverado Valls, que ha advertido de que esta estrategia no funciona.


"No. Cuanto peor, peor. Es de una enorme irresponsabilidad ir a buscar siempre o esperar lo peor. La tensión y el conflicto sin proponer nunca una alternativa no conducen a ningún sitio", según Valls, que ha avisado de que multiplicar declaraciones a prensa no es un proyecto político y ha dicho que la ruptura es por un problema político y no por uno personal con el presidente de Cs, Albert Rivera.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH