Nuevos casos de abusos sexuales en la Iglesia catalana

|

El obispo de Solsona (Lleida), Xavier Novell, ha revelado este miércoles que dos curas de la Diócesis de Solsona abusaron de ocho menores entre los años 50 y 70, según ha concluido una investigación que impulsó a principios de año.


Xavier Novell (obispo de Solsona)


El Obispado de Solsona ha detallado en una nota de prensa que los dos autores de los abusos han fallecido, y que abusaron de ocho menores de los cuales tres han muerto, mientras que el resto no quiere revelar su identidad.


Novell ha condenado los abusos y ha pedido perdón a las víctimas, y ha emplazado a todos los miembros de la Iglesia a "que se hagan cargo del dolor y del silencio asfixiante" de las víctimas.


INICIATIVA PIONERA


Las conclusiones llegan después de que el obispo se comprometiera a abrir una atención a las víctimas de abusos sexuales, analizando los archivos de la Diócesis desde 1930, en una iniciativa pionera impulsada por el propio Novell.


Después de adquirir el compromiso, creó la Delegación diocesana de protección de menores y adultos vulnerables y la oficina de atención a las víctimas de abusos sexuales, formada por una trabajadora social, un licenciado en teología moral, una psicóloga y profesora, y un abogado.


Esta Delegación habilitó de forma pública un correo electrónico y un número de teléfono para facilitar a posibles víctimas el contacto para denunciar abusos.


En total se han recibido cuatro informaciones y se han investigado tres "murmuraciones", y se han atendido a tres víctimas --dos de ellas recibidas por el obispo y una por el vicario general-- y todas ellas han revelado el abuso que sufrieron durante su infancia y el nombre del abusador.


También expresaron los motivos de su silencio y su voluntad de no hacer pública su identidad: "Teniendo presente que los abusadores están muertos, coinciden en que no tiene sentido dar ningún paso más".


NINGÚN RECONOCIMIENTO


Con todo, la Diócesis hará lo posible "para que los abusadores no reciban ningún reconocimiento, y para que se desarrolle una cultura y un protocolo de protección de los menores y adultos vulnerables".


El Obispado ha declarado que lo descubierto hasta el momento no es objeto de juicio canónico o civil, pero que queda a disposición de "todos los requerimientos" que se le puedan pedir.


Novell ha condenado los abusos y ha pedido perdón a las víctimas, y ha emplazado a todos los miembros de la Iglesia a "que se hagan cargo del dolor y del silencio asfixiante" de las víctimas.


AYUDA PARA LAS VÍCTIMAS


"Ofrezco ayuda a todas las víctimas, disponibilidad a escuchar y atender nuevas revelaciones o denuncias", ha expresado Novell, y ha asegurado su compromiso de hacer del Obispado un lugar seguro para los niños y adultos vulnerables.


Además, ha asegurado que la Diócesis quiere trabajar para que nunca más sucedan hechos como este en su interior, que ha calificado de delitos gravísimos: "Esta Diócesis mira de cara a la parte más oscura de su historia".


El obispo ha convocado una jornada de penitencia consistente en ayuno y oración con motivo de "los hechos terribles", que se realizará el sábado 28 de diciembre hasta su participación en la eucaristía de la Fiesta Litúrgica de la Sagrada Família, el 29 a las 17.00 horas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH