miércoles, 5 de agosto de 2020

​La ANC quiere controlar también al empresariado catalán

Carmen P. Flores

En la vida diaria, en muchas ocasiones, los que realmente mandan no están en la primera línea de acción, pero son los que manejan los hilos de los que se creen enviados para salvar al mundo. Eligen bien a los cabecillas que han de liderar los movimientos, siempre contando que les van a obedecer a pies juntillas. Los escogidos se creen los reyes del mambo, la conga y el chachachá si hace falta. Ejemplos tenemos unos cuantos en Catalunya para no ir más lejos.


La ANC -que es una entidad que bien bien no se sabe qué es, pero sí lo que hace- cada semana sorprende con algunas de sus acciones luminarias. Es un ente multiservicios que igual te convoca manifestaciones, vende camisetas, amenaza con desobedecer a las instituciones, -sobre todo las españolas- como te organiza un sarao para controlar la Cámara de Comercio, da ultimátums al Parlamento y hasta al propio Govern. Todo eso lo hace otorgándose una representatividad que no se la ha dado las urnas, sino los que ahora están asustados por el poder que tienen y gracias a las ingestas inyecciones económicas que no han llovido del cielo.


La ANC se ha vuelto una herramienta de país muy peligrosa y difícil de controlar por sus propios mecenas, quienes han visto como ya no solo no la controlan, sino que es ella la que maneja los hilos de la situación actual.


Este miércoles, la ANC, con su presidenta a la cabeza, Elisenda Paluzie -la iluminada- ha entrado de “lleno” en el mundo empresarial con la creación de una nueva patronal con el nombre “Anem per feina”, como si hasta ahora no se hubiera trabajado en todas y cada una de las empresas y de las distintas patronales empresariales. Es como si Paluzie hubiera inventado el huevo de Colón en la industria. A esta profesora universitaria le trae sin cuidado el tema de la representatividad, las leyes, normativas y todo lo que suene a eso, se las salta por el artículo 25 y ya está. Es lo que ha venido haciendo hasta ahora, sin que haya pasado nada. Hasta el punto de quitarle la corona a Rahola.


¿Por qué han creado esta asociación, plataforma o como le quieran llamar? Sencillamente, porque en su intento de hacerse con la patronal PIMEC que preside Josep González le ha salido mal la opa. Menudo es González, que aunque ha tonteado con el independentismo, como pose, el “mando” solo lo controla él, faltaría más, es un viejo zorro que sabe mucho.


Tampoco el Govern quiere ceder más terreno a la ambiciosa ANC, que se haya en la cresta de la ola y no está dispuesta a bajar de la misma.


La hoja de ruta particular de Paluzie es seguir controlando lo que ella considera las Eines de País. Le ha salido bien el asalto a la Cámara de Comercio, donde se hace más política que otra cosa y ahora da el segundo paso. Pero aquí lo va a tener más difícil. Los empresarios han aprendido del resultado de la Cámara y además las patronales no lo van a permitir. Seguramente esos pequeños empresarios que dieron la victoria a Canadell se apunten a “Anem per feina”, pero con el resto lo van a tener más difícil.


Lo que está planeando sobre la ANC es o bien que los partidos que gobiernan la dejan hacer a sus anchas -con el peligro que supone- o constituir un partido político para presentarse a las próximas elecciones, solo es cuestión de tiempo…

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH