Un golazo amargo

Ludmila Vinogradoff
Corresponsal internacional

El triunfo que luce Nicolás Maduro sobre los opositores al haber aplastado este fin de semana una intentona militar para derrocarle por la incursión marítima de la Operación Gedeón en Macuto (La Guaira) y Chuao (Aragua), puede derivar en su peor pesadilla por la que no duerme según le delatan las pronunciadas ojeras que muestra ante las cámaras.


Es un gol por penalti que ha logrado Maduro que le puede salir mal al final. No siempre las goleadas resultan triunfales.


Su cabeza valorada en 15 millones de dólares por ser el capo del Cártel de los Soles que junto a los otros cuatro de su gabinete que sumarían unos 55 millones de dólares como Diosdado Cabello, Tareck El Aissami, y los dos generales retirados: Cliver Alcalá Cordones y Hugo “Pollo” Carvajal, es un objetivo codicioso para los caza recompensas desde que el Departamento de Justicia de los EEUU los colocó entre los más buscados el pasado marzo.


La sola publicación de la cartelera abre las puertas para que los buscadores de recompensas emprendan con o sin contrato firmado la captura de los más buscados. Así de simple y sencillo. Y en el caso de Maduro se trata de un usurpador del cargo desde el 10 de enero de 2019 porque no ha sido reconocido por ningún país del occidente. Solo China, Rusia, Irán, Cuba y Nicaragua lo han hecho.


El president veneçolà, Nicolás Maduro.


Las filtraciones y delaciones de los diferentes grupos opositores que integran la Operación Gedeón le permitieron a Maduro desde marzo y abril pasado detener la avanzada de los dos primeros grupos integrados por unos 20 hombres detenidos, ocurrida el 3 de mayo en las playas de Macuto en La Guaira y Chuao en Aragua.


La frustrada incursión marítima le puso en bandeja de plata un golazo a Maduro. Nadie entiende como un grupo de militares y civiles de la Operación Gedeón realizó una incursión suicida bajo el mando del gringo Jordan Goudreau, dueño de la empresa de seguridad Silvercorp.


Pero ya es tarde para lamentarse, hay 23 hombres tras las rejas. Los miembros de Gedeón anuncian que continúan en la lucha. La organización es heterogénea integrada por diversos sectores civiles y militares de resistencia contra el régimen dictatorial. El brazo militar de Gedeón tiene 17 comandos tácticos, cada uno conformado por 15 y 20 hombres. Ninguno se conoce ni sabe cuál es el jefe del comando.


El régimen de Maduro afirma que tiene infiltrada su organización. Los cubanos del G2 se encuentran rastreando a todo el que huela a resistencia contra la tiranía. Espía a las familias, los correos electrónicos, los movimientos en las redes y sus contactos.


Caracas se encuentra sitiada y bloqueada desde sus tres grandes puertas de acceso. En su paranoia Maduro ha ordenado bloquear los túneles de las autopistas con contenedores para evitar el paso de “enemigos”. Es toda la población que sufre los rigores no solo de la cuarentena sino de la paranoia chavista.


Las ojeras azules de Maduro delatan su nerviosismo. No duerme dos noches en la misma cama desde que le pusieron precio a su cabeza. La cartelera de los más buscados es una buena excusa para cambiar de cama. Tampoco Diosdado Cabello duerme tranquilo y hasta canas en la barba le han salido.


Los dos gringos de la incursión paramilitar han confesado que el objetivo era poner a Maduro en un avión a los Estados Unidos, por lo que Silvercorp le iba a pagar entre 50.000 y 100.000 dólares.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH