martes, 24 de noviembre de 2020

Los campamentos de verano, en crisis: "el 50% no abrirán sus puertas"

|

España ha entrado en la nueva normalidad, muchos padres han tenido que volver a trabajar presencialmente y los niños están de vacaciones después de 3 meses sin ir al colegio. A muchas familias les convendría llevar a sus hijos a los campamentos de verano, como suelen hacer, pero este año va a ser mucho más complicado. ¿Son viables? ¿Abrirán?


Image1


La incertidumbre está presente en ambas partes, tanto en los padres como en los campamentos. José Manuel Fernández, portavoz del Colectivo Nacional de Campamentos de Verano, asegura a CATALUNYAPRESS  que uno de los principales problemas ha sido la “tardanza y falta de claridad legislativa a nivel nacional”. Ello ha provocado que “casi el 50% de las entidades no vayan a abrir sus puertas, porque con este nivel de inseguridad, la gente no quiere trabajar”, añade.


En un comunicado, el colectivo señala que “más de 4 millones de niños disfrutan cada año de alguna de las diferentes actividades que organizan las entidades dedicadas al ocio y especialmente de los campamentos de verano”. Para hacer que los más pequeños pudiesen seguir disfrutando de estos espacios , el colectivo se adelantó, y en abril lanzó un manifiesto con la intención de guiar al Gobierno en la regulación de los campamentos.


El sector se ha visto muy afectado porque es un negocio que está activo todo el año: “Hemos perdido una grandísima parte de la temporada. Los campamentos no sólo trabajan en verano, los períodos de máxima actividad empiezan en el mes de marzo hasta septiembre u octubre. Las pérdidas acumuladas son del 70%”, confiesa el portavoz.


Desde el colectivo están dispuestos a “ayudar a las familias para que el motor del trabajo siga funcionando, pero muchas de ellas aún no tienen las cosas claras. Quieren que sus hijos vayan de campamento, pero también tienen cierto miedo”.


LAS CONDICIONES SANITARIAS

Algunos campamentos han decidido abrir sus puertas, eso sí, cumpliendo los criterios de sanidad establecidos. “Se trabajará con subgrupos de 10 niños, como un núcleo espacial. Las actividades se deben hacer la gran mayoría al aire libre y tener toda la distancia posible”, explica Fernández.


Once campamentos



Se trata de un sector que está muy regularizado, por lo que tienen capacidad de reacción para poner en marcha los protocolos, siempre y cuando todo esté claro. Los campamentos van a trabajar con la mitad del aforo permitido, cosa que según indica el portavoz del colectivo, “no garantiza que el sector vaya a llenar ese 50%, porque la gente, a falta de una legislación clara, no se animan a llevar a sus hijos al campamento”.


AYUDAS PARA SALVAR EL SECTOR

Desde la asociación reclaman ayudas por parte del Estado. “Esperamos que se acerquen a nosotros y busquemos juntos una solución para algo tan importante como los campamentos”, señala Fernández.


Además, los campamentos de verano proporcionan empleo directo a 200.000 trabajadores. "Nosotros trabajamos en lo que ahora todo el mundo tiene tanta preocupación, la ‘España vaciada’. Nuestro impacto en poblaciones pequeñas es grandísimo”, explica el portavoz del colectivo. El sector está más vivo que nunca, y es esencial para los pueblos, que se van a ver muy afectados por la situación. 


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH