domingo, 27 de septiembre de 2020

La demanda de injertos capilares se dispara en España a causa del Covid-19

|

El Covid-19 ha parado en seco el turismo internacional. Durante un largo periodo los españoles han perdido la opción de coger un vuelo y viajar hasta Londres para fotografiarse delante del Big Ben; hasta Venecia para recorrer sus canales en góndola; o hasta París, para visulmbrar la Torre Eiffel desde el río Sena. Todo se ha parado, hasta los viajes a Turquía para volver a tener esa melena que se perdió con los años. 


Portada injerto capilar



Óscar Mendoza, consejero delegado de la clínica capilar MC360, afirma que "500.000 personas viajan anualmente a Turquía" para someterse a un injerto capilar". Según el empresario, los turcos han sabido "hallar un potente nicho de mercado entre aquellas personas a las que no les compensaba el precio de realizarse un transplante capilar en España". Esto, a la vez, "les ha servido para fomentar el turismo, facilitando la publicidad y promoción del país a nivel internacional", explica Mendoza. 


Pero el Covid-19 ha acabado con estos viajes, y los usuarios que antes cogían un vuelo hasta Estambul, ahora no tienen más remedio que recurrir a las clínicas españolas. El consejero delegado de MC360 explica que ha habido un "incremento del 150% en cuanto a demandas de consultas online sobre intervenciones relacionadas con injertos capilares durante el periodo de confinamiento".


Para el empresario, este dato "supone un escenario idóneo para promover los transplantes capilares a nivel internacional y que el sector de la medicina capilar española se posicione como líder de mercado a nivel europeo", indica. 


Además, España es uno de los mejores mercados en Europa donde explorar este tipo de intervenciones, ya que es uno de los países con mayores índices de alopecia: un 50% de hombres y un 25% de mujeres la padecen, por causas como estrés, mala alimentación o desequilibrios hormonales. 


Por otro lado, los precios ya no son los de antes, por lo que ya no sale tan a cuenta volar a Turquía para volver a recuperar la melena: en España se ha producido una disminución del 68% en el precio de los traplantes capilares.


En este sentido, Óscar Mendoza señala que es "el momento de aprovecharnos de la calidad inmejorable con la que cuenta la sanidad española ya que, sin duda, el turismo estético y sanitario puede aportar en un futuro muy cercano un plus a la economía española y a las empresas del sector capilar nacional".


El empresario pide una alianza "entre todas las empresas del sector" para remar "en una misma dirección". "El turismo sanitario también es generador de riqueza y quiere llegar para quedarse", sentencia. 


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH