​Los empleados de la mina de Vilafruns dicen “basta”

|

Vilafruns se ha puesto en boca de todos. Y es que en el último mes, en esta mina gestionada por Iberpotash, del grupo israelí ICL, han muerto dos empleados, Pau y Ángel, mientras trabajaban.


WhatsApp Image 2020 06 30 at 09.57.18


Pero esto no es todo: tan solo unas semanas antes del primer incidente mortal, otro trabajador de la mina también sufrió un accidente. Si bien en este caso no fue mortal, sus compañeros explican que fue muy grave.


Como signo de protesta, bajo el lema 'Por la seguridad en la mina', unos 350 empleados llenaron el martes las calles de Sallent (Manresa) con una marcha lenta que acabó en el ayuntamiento, donde se leyó un manifiesto. Tal como explicó el el secretario general de CC.OO. de Catalunya Industria en el Vallès Occidental y la Catalunya Central, Josep Rueda, “la mina no es segura”. Uno de los ejemplos que dio el secretario general es que no hay maquinas suficientes para mirar todas las galerías de mina y asegurar que no se derrumban.


Algo que también denuncia a este periódico Victor Padilla, empleado de Iberpotash y afiliado a UGT, que explica que desde el sindicato lamentan los tres incidentes y denuncian que la empresa propietaria de la mina, la israelí ICL, hace tiempo que no cumple con sus obligaciones y pone en peligro al personal de la mina.


Subcontrata de empleados

La empresa elaboró en 2011 un Plan Industrial de 2011 mediante el que pretendían cerrar el pozo de Sallent y trasladar a los trabajadores a Súria. Pero, tal como explica Victor Padilla, ha habido muchos problemas técnicos que han llevado a pérdidas económicas a la empresa y esto ha provocado que el plan se alargue indefinidamente.


La idea era que Vilafruns redujera su producción para incorporarse progresivamente a la plantilla de Súria. En cambio, la empresa ha aumentado producciones para vender más mineral y para cubrir los gastos de Súria. “Así ha ido creciendo la plantilla de subcontrata”, relata Padilla. “Durante estos años ha crecido a unos niveles exagerados y en agosto toda la producción pasó a ser enteramente de Montajes Ros”.


Hace meses que los trabajadores de la mina denuncian que la situación les podía llevar a consecuencias como las que han ocurrido. Los empleados pedían que ICL aumentara el número de trabajadores propios, ya que, desde hace un tiempo, la empresa israelí subcontrata trabajadores por medio de Montajes Rus, y los trabajadores denuncian la falta de derechos laborales. El comité de empresa de Iberpotash en el centro de Sallent lleva tiempo advirtiendo del peligro al que se enfrentan los trabajadores, y el 24 de febrero envió una carta denunciando la precariedad laboral que sufrían y de cómo esta podía llevar a situaciones como las que se han producido.



El primer incidente mortal, del 4 de junio, se produjo como consecuencia de la falta de inspección de la zona, y el último, el del 25 de junio, fue por un desprendimiento. El empleado, que había sido subcontratado por Montajes Rus, estaba trabajando en la cinta transportadora cuando una roca se desprendió.


Esta empresa es de alta peligrosidad. No tenemos medios para trabajar contra la precariedad laboral. Estamos muy indefensos con este tema 



Desde UGT denuncian esta situación porque “al ser una empresa de subcontrata, Montajes Rus tiene una precariedad bastante más elevada. Hay contratos que se acaban sin motivo, por ejemplo", continúa Victor Padilla. Desde el sindicato piden más personal propio para evitar esta situación, y explican que si bien cuando el personal propio ve una irregularidad lo notifica a la empresa, los empleados de Montajes Rus no se sienten seguros de denunciar los peligros que puedan encontrar en la mina.


Esta empresa es de alta peligrosidad. No tenemos medios para trabajar contra la precariedad laboral. Estamos muy indefensos con este tema”, denuncia Padilla. "La reducción de gastos no puede suponer que nadie pierda la vida en su entorno laboral en ningún sitio", lamentaron desde UGT en un comunicado el jueves.


Así las cosas, la empresa ha informado al comité que parará la producción durante tres semanas ya que quieren esperar un informe de expertos internacionales, pero desde UGT FICA de Catalunya temen que esto le sirva de pretexto para cerrar la mina, hecho que pondría en peligro 350 empleos. Rueda indicó a los medios que, desde CC.OO. esperan y están seguros que la huelga del martes será un éxito porque los trabajadores de Iberpotash, del grupo ICL, están "muy cabreados y preocupados".



Los trabajadores reclaman responsabilidades

Tras el primer accidente mortal, tanto los sindicatos como la CUP pidieron la comparecencia en el Parlament de los consellers de Empresa, Àngels Chacón, y de Treball, Chakir el Homrani, ya que consideran imprescindible que den explicaciones sobre los graves accidentes laborales en la mina.


Si bien Chacón dijo que este accidente era “inexplicable”, esto no hizo más que empeorar la situación, ya que desde UGT saben muy bien cuál es la razón de los accidentes y reclaman que la jefatura minas está directamente ligada a su cargo. “Creemos que deben hacer un informe sobre lo que ha pasado. Desde hace tres semanas, y a pesar de haber hecho la investigación, no ha habido explicaciones”, reclama Padilla.


Chacón también abogó por el inminente cierre de la empresa mientras se investigan los hechos y añadió que será necesario que la empresa y la Generalitat investiguen los hechos por medio de auditores internacionales ya que “no es normal que haya dos accidentes en tan poco tiempo". 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH