En marcha las primeras elecciones post-confinamiento en Euskadi y Galicia

|

Casi 2.700.000 gallegos y 1.800.000 vascos están llamados a votar este 12-J en un ambiente de incertidumbre respecto a la abstención  y del estado de opinión de una parte del electorado que puede querer pasar factura por la gestión de esta crisis del Covid-19. 



Urnas 1 1 1




Las elecciones locales francesas estuvieron marcadas por un hundimiento de la participación, que a duras penas llegó al 40% la peor jamás registrada desde 1958. Y aunque parece seguro, por la lectura de las encuestas que tanto Feijóo como Urkullu van a salir triunfadores de la contienda, sus partidos actuan con cautela y prudencia, porque lo que está en juego no es sacar más votos  sino que éstos permitan tener una legislatura tranquila.


Los socialistas gallegos han vuelto a cambiar de candidato en una tierra donde tienen poder local pero llevan doce años sin pisar el Palacio de Raxoi después de un accidentado bipartito con el BNG. Además, corren el riesgo de que un renacido Bloque les dé el sorpasso, tal y como han apuntado algunas encuestas, alimentados los nacionalistas por un Podemos a la baja que va encadenando crisis internas en esta Comunidad.


Quizá el único triunfo que pueda mostrar Sánchez este domingo es su alianza con el PNV para mantener a Urkullu en la Lendakaritza, una vez que parece descartada una alianza con EH-Bildu y Podemos, tal y como anhelan los morados. Incluso hace cuatro años, cuando cosecharon su peor resultado electoral al sacar los mismos 9 escaños que el PP, consiguieron ser determinantes para los nacionalistas vascos. PNV y PSE firmaban una coalición de Gobierno y ese será el mismo papel de actor secundario a interpretar la próxima legislatura.


La doble consulta de este domingo servirá también para testar el estado de salud de Podemos y si están siendo capaces de rentabilizar su presencia en el Gobierno central. Los ataques a la prensa con motivo del «caso Dina», la campaña contra las «cloacas» del Estado, el debate sobre la «utilidad» de la Monarquía o propuestas sin consensuar como la le regularizar a 600.000 inmigrantes en situación irregular, son demostración de la necesidad de volver a conectar con su electorado, de marcar perfil propio para no acabar desdibujados y engullidos por los socialistas. De momento, los sondeos de intención de voto no son nada halagüeños en Galicia y sólo algo mejores en el País Vasco.



GALICIA



Feijoo 57345 1




Un total de 2.234.252 gallegos están citados con las urnas este domingo, 12 de julio, para participar en las elecciones autonómicas. En total, el censo asciende a 2.697.315 personas, de las cuales 463.163 son residentes en el extranjero.


Por su parte, el voto de la emigración ha caído de forma histórica, ya que solo 12.359 electores del Censo de Residentes Ausentes (CERA) han solicitado el voto, una cifra que es prácticamente la mitad que en la cita autonómica de 2016 y que es la más baja de todo este siglo.


Así las cosas, este domingo están llamados a votar en A Coruña un total de 927.938 electores; en Pontevedra, 773.024; en Ourense, 257.826; y en Lugo, 275.364.


Un total de 78.503 jóvenes podrán votar por primera vez en unas elecciones gallegas.



De los 78.503 votantes, 32.420 se corresponden con la provincia de A Coruña; 30.473, con la de Pontevedra; 8.053, con Lugo; y 7.557, con la de Ourense. Desde el 5 de abril, han sumado 5.539 jóvenes al censo electoral de la cita estival.


Un total de 72.161 gallegos ya han enviado su voto por correo para las elecciones al Parlamento de Galicia de este domingo, una cifra provisional, la última dada por Correos a falta de sumar los votos del viernes.


Esta cifra supone un incremento del 79,52% respecto al anterior proceso electoral homologable, las elecciones autonómicas gallegas que se celebraron en 2016 y, a falta del dato definitivo, ya supone la cifra más alta de voto por correo registrado en unos comicios autonómicos en Galicia, desde su primera celebración tras la aprobación del Estatuto de Autonomía en 1981.


¿DÓNDE VOTARÁN LOS CANDIDATOS? : Alberto Núñez Feijóo, actual presidente de la Xunta, irá al colegio Niño Jesús de Praga de Vigo. Allí también acudirá el candidato socialista  Gonzalo CaballeroAna Pontón, del BNG, acudirá a ejercer su derecho al Centro Galego de Arte Contemporánea de Santiago de Compostela. Suele ser la más madrugadora. Antón Gómez Reino, de Galicia en Común, irá al Centro Cívico Cidade Vella de A Coruña. Beatriz Pino, de Cs, estará en Vigo para votar en la Casa das Artes mientras que Pancho Casal, de Marea Galeguista, lo hará en el Centro de Formación Profesional Ánxel casal en Monte Alto.


EUSKADI


EL Lehendakari, Iñigo Urkullu, comparece tras la reunión del Consejo de Gobierno





La campaña para las elecciones vascas ha terminado del mismo modo en que empezó el pasado 25 de junio, con la pandemia de coronavirus en el centro, aunque ahora por partida doble debido a un brote en Ordizia que preocupa a todos los partidos y que hará aún más atípica la jornada electoral del próximo domingo. Con la mirada puesta en ese día, los candidatos han exprimido este viernes su última oportunidad para pedir el voto y lo han hecho en “casa”, es decir, cada uno en su feudo tradicional.


Los dirigentes nacionales de partidos estatales como Pablo Casado (PP) o Pablo Iglesias (Podemos) han participado en actos matinales y no en los de cierre, como sí ha hecho el líder de Vox, Santiago Abascal.


Todos ellos han acompañado a los candidatos de la formación a la que representan en un día en el que han reiterado sus propuestas para mejorar la situación de Euskadi tras el azote de la pandemia. Así, el lehendakari y candidato a la reelección, Íñigo Urkullu, ha pedido a la ciudadanía que apueste por “la decisión segura”, mientras que el resto de partidos se venden como alternativa de cambio.


EH Bildu dice ser “la única opción" que puede disputar a la derecha la "hegemonía electoral" y el PSE se posiciona como la “izquierda útil”, al tiempo que Elkarrekin Podemos-IU insiste en un tripartito junto a los socialistas y la formación abertzale, y la coalición PP+Cs quiere "aglutinar" a los "constitucionalistas".


El único nexo, la preocupación por la evolución de una pandemia que ha condicionado la campaña de principio a fin. Ya en marzo la crisis sanitaria hizo que se suspendieran las elecciones convocadas para el 5 de abril y, en mayo, todavía en estado de alarma, provocó una fuerte división entre los partidos después de que Urkullu llamara a las urnas para este 12 de julio.


El resultado, con ese contexto, han sido diez días de campaña electoral a medio gas, y no solo por las limitaciones que impone la situación sanitaria a la hora celebrar actos, sino también por la menor atención prestada por la opinión pública, más pendiente de la situación epidemiológica y sus consecuencias que de la política.


El brote de Ordizia también ha estado presente en los actos a lo largo de todo el día. 


Sobre todo, tras conocerse que alrededor de 200 personas no podrán ejercer su derecho al voto en el País Vasco por estar infectadas por coronavirus, según el cálculo que ha hecho público la consejera de Salud, Nekane Murga, quien ha informado del protocolo establecido para los ciudadanos que presentan una infección activa y para los contactos que permanecen en cuarentena aunque han dado negativo en las pruebas PCR.


Según este protocolo, no podrán votar las personas que tienen una PCR positiva en los últimos 14 días o que presenten síntomas, quienes "deben permanecer en aislamiento, sin excepción, durante el periodo de tiempo indicado" y "no pueden participar ni en las mesas electorales, ni acudir a votar, ni mantener cualquier otra actividad presencial".


Los identificados como "contactos estrechos" pero que han dado negativo deben permanecer en "aislamiento preventivo y vigilancia", por lo que "no pueden participar en mesas electorales y otro tipo de actividad presencial que requiera prolongar tiempos fuera de su lugar de aislamiento". Sin embargo, sí podrán acudir a votar, "pero con el compromiso de cumplimiento de unas medidas de seguridad".


Estos ciudadanos tendrán que llevar, preferiblemente, el voto preparado desde su domicilio, del que únicamente podrán salir para ir al colegio electoral, para volver de inmediato a sus casas. Tendrán que utilizar mascarilla de tipo quirúrgica, mantener "en todo momento la distancia de seguridad interpersonal mínima de 1,5 metros y, siempre que sea posible, de 2 metros", y realizar "una adecuada higiene de manos al entrar en el local electoral".



¿DÓNDE VOTARÁN LOS CANDIDATOS? | El actual Lehendakari vasco Íñigo Urkullu votará en los comicios en el colegio Zabalarra de Durango, en Vizcaya.Idoia Mendia acudirá junto a su marido Alfonso Gil al instituto Miguel de Unamuno en Bilbao a media mañana para depositar su voto.

Por su parte, Maddalen Iriarte acudirá al colegi o Intxaurrondo Ikastola de Durango.  José Ramón Becerro, de Equo Berdeak, irá al colegio público Iruarteta mientras que Miren Gorrotxategi acudirá al Zabalarra, como Urkullu.






Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH