El Programa Artemisa, un tratado que puede iniciar la guerra espacial entre Estados Unidos y China

|

Nasa jlV2k Fx0fc unsplash


La NASA ha firmado con siete países acuerdos de cooperación para la exploración lunar en el marco del Programa Artemisa, que prevé el regreso de humanos a la Luna en 2024. Los Acuerdos Artemisa establecen un conjunto práctico de principios para guiar la cooperación de exploración espacial entre las naciones que participan en los planes de exploración lunar del siglo XXI de la agencia. 


Los países miembros fundadores que han firmado los Acuerdos de Artemisa son Australia, Canadá, Italia, Japón, Luxemburgo, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y Estados Unidos.


Además de volver a enviar al hombre a la luna, estos acuerdos también permiten que países o empresas privadas puedan extraer recursos lunares y crear "zonas de seguridad" temporales en la luna para su funcionamiento a fin de "evitar la interferencia dañina de otros". Es decir, lo que está haciendo este grupo de países liderados por Estados Unidos es, en realidad, conquistar y repartirse el satélite. 


El administrador de la NASA, Jim Bridenstine, ha afirmado en un comunicado que se están "uniendo para explorar la Luna y estamos estableciendo principios vitales que crearán un futuro seguro, pacífico y próspero en el espacio para que lo disfrute toda la humanidad". 


Sin embargo, este supuesto intento de pacifismo no ha sentado nada bien en China. En respuesta a los acuerdos, el ministro de Relaciones Exteriores de China. Zhao Lijan, ha afirmado que el espacio debe ser para todos los países: "La exploración y el uso pacífico del espacio ultraterrestre es una causa común para toda la humanidad y debería ser en beneficio de toda la humanidad", señala. Además, ha recordado que cualquier discusión sobre un marco legal en el espacio debe realizarse dentro de las Naciones Unidas y el Tratado del Espacio Exterior, que incluye a 110 países. 


El Tratado del Espacio Exterior de 1967 establece que la luna "no está sujeta a apropiación nacional por reclamo de soberanía, por medio de uso u ocupación, o por cualquier otro medio", mientras que el pacto de la ONU de 1979 sostiene que ningún recurso de la luna se convertirá en propiedad de ningún estado, organización o individuo. 


Por este motivo, el Programa Artemisa es un desafío a China y a las grandes potencias que también quieren controlar el espacio pero han quedado excluídas. El analista militar chino, Ni Lexiong, afirma que Pekín entiende estos acuerdos como si Estados Unidos quisiera pactar las reglas internacionales con un "pequeño grupo de aliados"."Así que las relaciones internacionales en la Tierra, incluida la rivalidad y los conflictos entre naciones, inevitablemente se llevarán a la luna", afirma Nil. 


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH