La Tierra está más cerca de un agujero negro de lo que se pensaba, revela un estudio

|

Simulación del agujero negro M87 que muestra el movimiento del plasma mientras gira alrededor del agujero negro. El anillo delgado y brillante que se puede ver en azul es el borde de lo que llamamos la sombra del agujero negro.


Un nuevo mapa de la Vía Láctea elaborado por expertos espaciales japoneses ha colocado a la Tierra 2.000 años luz más cerca del agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia.


Este mapa ha sugerido que el centro de la Vía Láctea y el agujero negro que se encuentra allí se encuentran a 25.800 años luz de la Tierra. Esto está más cerca del valor oficial de 27.700 años luz adoptado por la Unión Astronómica Internacional en 1985, dijo el Observatorio Nacional de Japón.


Además, según el mapa, nuestro sistema solar viaja a 227 kilómetros por segundo mientras orbita alrededor del centro galáctico, esto es más rápido que el valor oficial de 220 kilómetros por segundo, agregó el comunicado.


Estos valores actualizados son el resultado de más de 15 años de observaciones del proyecto japonés de radioastronomía VERA, según un anuncio publicado el jueves por el Observatorio Nacional de Japón. VERA es la abreviatura de VLBI Exploration of Radio Astrometry y se refiere al conjunto de telescopios de la misión, que utilizan interferometría de línea de base muy larga para explorar la estructura tridimensional de la Vía Láctea.


Debido a que la Tierra está ubicada dentro de la Vía Láctea, es difícil dar un paso atrás y ver cómo se ve la galaxia. Para evitar esto, el proyecto utilizó la astrometría, la medición precisa de la posición y el movimiento de los objetos, para comprender la estructura general de la Vía Láctea y el lugar de la Tierra en ella.


El agujero negro se conoce como Sagitario A * o Sgr A * y es 4,2 millones de veces más masivo que nuestro sol. El agujero supermasivo y su enorme campo gravitacional gobiernan las órbitas de las estrellas en el centro de la Vía Láctea. Reinhard Genzel y Andrea Ghez obtuvieron el premio Nobel de física 2020 por su descubrimiento. Hay varios tipos de agujeros negros, y los científicos creen que los supermasivos pueden estar conectados con la formación de galaxias, ya que a menudo existen en el centro de los sistemas estelares masivos, pero aún no está claro exactamente cómo o cuál se forma primero.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH