La UE espera que España reforme estructuralmente las pensiones y el empleo a cambio del paquete de ayudas

|

Bruselas es consciente del problema de España con la sostenibilidad de las pensiones. Por otro lado también saben que el empleo no es el punto fuerte de España, donde el paro dobla la media europea. Es por eso que desde la UE esperan que España reforme estructuralmente los ámbitos en los que suspende de cara a atorgar las ayudas europeas. En concreto, se espera de España que cambie las pensiones, que mejore el ámbito laboral y la unidad de mercado y por eso reclaman un plan coherente al Gobierno.


Edificio de la Comisión Europea en Bruselas


A diferencia de lo que sucedió con la última crisis, Bruselas ya no impone unas reglas sino que invita a los países a que aprueben algunas medidas a cambio del paquete de fondos europeos de 750.000 millones


La Comisión espera que España pueda cambiar los tres grandes pilares que no funcionan, por lo que espera que reforme el sistema de pensiones, que reduzca el paro y aumente el empleo y que acabe con la temporalidad laboral. También esperan una ley de unidad de mercado para acabar con la regulación  autonómica. 


Desde la Moncloa han decidido hacer caso a las recomendaciones de los socios europeos, y España está negociando ya un paquete de medidas que espera presentar en enero. Entre las medidas, el Ejecutivo deberá explicar detalladamente a qué dedicaran los 750.000 millones, la mitad de los cuales será a fondo perdido. 


Así pues, al parecer el Ejecutivo español espera modificar la ley de unidad de mercado sin incomodar a los partidos nacionalistas, que le han asegurado los PGE. Por otro lado, la reforma de pensiones, que irá de la mano del Pacto de Toledo, será presentada por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. A la par, la vicepresidenta Nadia Calviño y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, tratarán de garantizar una reforma laboral que derogué parcialmente la última reforma del PP. 



Al parecer, desde Madrid ya están intentando promulgar las reformas y ha habido varias reuniones, tanto internas como con Bruselas. Aun así, saben que será difícil llegar a acuerdos entre todas las partes del gobierno y con todos los partidos y agentes sociales. 


Por su parte, Bruselas espera aprobar los planes de recuperación de cada país en abril, para lo que pretende tener atadas las reformas de los países. Desde la UE saben que los pactos con España serán complicados, así como los pactos a los que deberán llegar con Irlanda, a quien piden que reforme el sistema impositivo para no ser el pseudoparaíso fiscal europeo. 


Una vez entregado el paquete de ayudas, España deberá comprometerse a cumplir con las reformas propuestas a Bruselas. Desde la UE creen que la economía española caerá finalmente un 12,4% y la deuda no dejará de aumentar a final de año, por lo que cuentan con que las negociaciones serán duras. 


Las negociaciones están siendo lideradas por Calviño en el lado español y por Vladis Dombrovskis y Paolo Gentiloni en el lado europeo. Tanto un bando como el otro están siendo prudentes por el momento, pero Europa está vigilando de cerca las medidas que España toma con las pensiones. De hecho, Calvió aseguró que Bruselas está "analizando" cómo funcionan las medidas adoptadas, ya que no gustó que el PP vinculara las pensiones al IPC. 


En el ámbito del mercado laboral, la Comisión Europea espera que España tome medidas en los servicios de empleo y la reducción de la temporalidad, así como un plan para los empleados que perderán su empleo al retirar los ERTE, muchos del sector servicios.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH