El pulsioxímetro doméstico: el aparato que ha demostrado que salva la vida a enfermos de Covid-19

|

El día 31 de enero hizo un año que se diagnosticó el primer caso de Covid-19 en territorio español. En estos doce meses, los ciudadanos hemos sufrido los rigores de la pandemia y hemos llorado por la muerte de amigos y familiares. Parecería que no hay casi nada positivo en este año convulso que parece haber durado un siglo.


Sin embargo, resulta imprescindible encontrar noticias positivas, que las hay, a pesar de lo que está cayendo. 


Como lo es el hecho de que la Humanidad ha aprendido en un tiempo récord a combatir el virus y ha desarrollado (en menos de un año) vacunas con las comenzar a inmunizar la población. 


Controltemperatura

Es importante tomarse la temperatura para detectar el Covid-19 @Europapress



Además, la Ciencia ha aprendido mucho durante estos doce meses. Sabemos cómo tratar mejor a los pacientes graves, como hacer cribado efectivo de los casos sospechosos y hemos conseguido mantener los hospitales funcionando atendiendo otros pacientes urgentes como los que requieren cirugía inaplazable del cáncer. Todo ello sin detener el funcionamiento de los hospitales como ocurrió durante la primera ola.


Gran parte del éxito se debe a la magnífica Atención Primaria de nuestro país. Sus abnegados profesionales han conseguido, gracias a un esfuerzo colosal, atender a domicilio los casos menos graves con lo que se ha moderado significativamente la presión sobre los hospitales. Todos los centros catalanes de asistencia primaria privados y públicos han desplegado programas de seguimiento domiciliario de pacientes infectados. Son dispositivos que velan por la evolución en domicilio de los pacientes no graves con mecanismos rápidos para remitir a urgencias hospitalarias cuando aparecen signos de alarma.


En este artículo voy a hablar de un magnífico equipo humano, ejemplo de seguimiento domiciliario de pacientes Covid-19 positivo, y como han popularizado un pequeño aparato, el pulsioxímetro doméstico, que está salvando muchas vidas.


El Dr. Josep Martínez, un "médico total"


Por razones de proximidad, me tengo que referir a los profesionales con los que trabajo. Les contaré la historia de un médico que lidera uno de estos programas de urgencias domiciliarias. El programa controla una población de más de 190.000 personas de la provincia de Barcelona. El médico es el Dr. Josep Martínez Ramírez, jefe del Servicio de Urgencias Domiciliarias (SUD) de Asistencia Sanitaria. 


Josep es un excelente clínico y un magnífico gestor con un liderazgo incuestionable y una trayectoria innovadora que ha transformado la atención domiciliaria urgente de nuestro país. Su perfil humanista y su empatía cautivan tanto a los pacientes como a los profesionales que lo conocen. Un buen ejemplo de médico total. Él diseñó e implementó un dispositivo ejemplar de atención domiciliaria a la pandemia. El Dr. Martínez ejemplifica muy bien la tarea, a menudo desconocida, de estos médicos que controlan y ayudan técnica y psicológicamente a los afligidos pacientes autoconfinados por obligación. Se les llama a diario y se les proporcionan información clave, consejos y tratamientos, así como el traslado en ambulancia al Hospital de Barcelona en caso de necesidad. El equipo está formado por médicos de familia y pediatras muy cualificados que están acostumbrados a visitar los domicilios de los pacientes y que ahora hacen una tarea mixta (telefónica y presencial) impagable. 



Desde hace casi un año, el equipo del SUD aconseja sistemáticamente que, además del termómetro, los pacientes se tomen dos o tres veces al día la saturación de oxígeno con un pulsioxímetro o oxímetro de dedo.


Los médicos del SUR hacen su tarea con eficacia y entusiasmo sin dejar de atender las otras urgencias no Covid pesar de la sobrecarga asistencial que sufren estos meses.


Los pioneros del seguimiento telefónico domiciliario durante la pandemia


El equipo del SUD del Dr. Martínez controla telefónicamente decenas de pacientes cada día. Lo hacen con protocolos técnicamente impecables ofreciendo una atención amable, empática y humanista. Los pacientes reciben un detallado interrogatorio clínico y la valoración del estado general, la temperatura y la pulsioximetría que se toman ellos mismos o sus convivientes. Este seguimiento detallado, preciso y frecuente es clave para controlar a los pacientes autoconfinados porque se ha observado que el SARS-CoV-2, en muchos pacientes, no produce dificultad respiratoria evidente, incluso cuando sus placas o TAC de tórax muestran imágenes de complicación por neumonía Covid.


La anestesia del ahogo


Éste es un fenómeno que conocemos desde el inicio de la pandemia. Fue publicitado poRichard Levitan en el New York Times. Se desconoce el mecanismo por el que la neumonía Covid puede retrasar incluso dos o tres días la aparición de dificultad para respirar. Se la ha denominado anestesia de la disnea (ahogo) y falta de oxígeno silente pero lo cierto es que en cuando aparece esta dificultad respiratoria, la saturación de oxígeno de la sangre puede ser extremadamente baja, "casi incompatible con la vida", como describía el Dr. Levitan.


La importancia de tener un pulsioxímetro en el botiquín de casa


A estas alturas de la pandemia, todos conocemos los síntomas que nos deben poner en alerta: fiebre de más de 38 grados, tos, cansancio, dificultad para respirar, mialgias (dolor muscular), anosmia (falta de olfato), ageusia (falta de gusto), incluso la aparición de sabañones. Pero, además, el poder disponer de determinaciones de la saturación de oxígeno puede ser crucial a la hora de reaccionar a tiempo y cambiar el pronóstico de la evolución del cuadro.


Por tanto, disponer de un pequeño  pulsioxímetro relativamente barato (30 o 40 euros) en el botiquín de casa puede complementar el termómetro y otros elementos comunes a nuestros domicilios.



Pulsometro


@pulsioxímetro


Pero no olvidemos que, a pesar de que detectar la hipoxia silente en casa mediante un pulsioxímetro es de tanta utilidad como ponerse el termómetro para medir la temperatura, todavía es más importante la soberbia labor de médicos, enfermeras y otros profesionales sanitarios que velan abnegadamente por nuestra salud en este tiempo tan convulso.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH