El pacto entre Junts y ERC sigue encallado dos meses después de las elecciones

|

El candidato de ERC a la Presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, en la segunda vuelta de su investidura en el Parlament.

Pere Aragonés en segundo intento de investidura fallido


Cuando se cumplen dos meses de que se celebraron los comicios catalanes, las negociaciones entre los distintos partidos siguen encalladas. Si hace unos días algunos auguraban una posible investidura por San Jordi, lo cierto es que no va a ser factible. De hecho, algunos ya vaticinan la primera semana de mayo como una posible fecha para la investidura del presidente de la Generalitat.


Si inicialmente parecía que el tándem Junts y ERC era lo más factible para formar gobierno, con el paso del tiempo y tras varias reuniones parece que esta idea empieza a diluirse. El pacto entra las dos fuerzas soberanistas no progresa adecuadamente. De hecho, las divergencias entre los dos partidos están agotando la paciencia de ERC, que quiere que Pere Aragonés sea investido presidente lo antes posible.


ERC cedió a todos los cambios propuestos por Junts en el Parlament, como por ejemplo el apoyo el Aurora Madaula como sustituta del purgado Jaume Alonso Cuevillas en la Mesa de la Cámara. Sin olvidar el apoyo a Laura Borràs como presidenta del Parlament. Sin embargo, todas estas muestras de “apoyo” no han servido para acelerar un pacto e investir a Pere Aragonés presidente.

Según fuentes de ERC el pacto se está “alargando injustificadamente”. La portavoz de ERC, 


Marta Vilalta, ha asegurado que no hay "ningún escollo insalvable" y, ha añadido refiriéndose a las negociaciones con Junts que el propio Aragonés estaría dispuesto a liderar las negociaciones con el fin de desbloquear el acuerdo.


Por su parte, la portavoz de Junts, Elsa Artadi, ha comunicado que hace falta pulir bastantes detalles del acuerdo entre ambas formaciones. Artadi ha añadido que son conscientes de "la prisa y la voluntad de la ciudadanía" de formar un Govern.


Los detalles que comentaba la portavoz de Junts haría referencia a las dos posturas internas dentro de Junts: los que están a favor de quedar fuera del Govern y los que quieren sí o sí una presencia de Junts en la Generalitat. Estos segundos, liderados por Puigdemont, quieren matizar y detallar el encaje del Consell per la República y  de distintos cargos de confianza en el nuevo ejecutivo catalán.


La CUP no quiere dar ni un paso atrás

Tras las varias reuniones entre ERC y Junts, la CUP ve peligrar el pacto con ERC, ya que la formación republicana podría ceder en algunos aspectos ante las presiones de Junts. Por eso, la formación anticapitalista ha vuelto a mantener reuniones con ERC para acabar de perfilar detalles de su pacto en los ámbitos de vivienda, salud, educación y medio ambiente, entre otros. Para las bases del partido el primer acuerdo con ERC era insuficiente en todos estos ámbitos.


Por su parte, la militancia de la formación anticapitalista presiona para debatir la presencia de la CUP en el Govern. Aunque la mayoría se decanta por no formar parte del ejecutivo, hay quienes no descartan formar parte de él dos años después para evaluar el cumplimiento de las medidas del preacuerdo de Govern.


Los “comuns” insisten con un gobierno de izquierdas

Por su parte los “comuns”, piden la formación de un gobierno de izquierdas para hacer frente a la crisis social y económica que está golpeando Catalunya. Por eso, instan a Salvador Illa y a Pere Aragonès a diseñar un posible pacto alternativo.


Sin embargo, este pacto es una utopía, pues parece imposible que suceda por las divergencias políticas entre ERC y PSC. Ambas fuerzas quieren que sus respectivos lideres ocupen la presidencia de la Generalitat.


Paralelamente, Salvador Illa sigue luchando por presidencia de la Generalitat, pese a que no dispone de los apoyos suficientes. Sin embargo, sigue presionando a Borràs para que le proponga como presidente en el próximo debate de investidura.


Los próximos días serán claves en esta carrera contrarreloj para conseguir la presidencia de la Generalitat. Una carrera llena de obstáculos, que podría acabar sin línea de meta y sin ganadores, en otras palabras, podría acabar con repetición de las elecciones.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH