Los suicidios en las cárceles aumentan con la pandemia

|

Los suicidios de presos en las cárceles han aumentado durante la pandemia. Si en 2019 se registró que 49 personas se habían quitado la vida y en 2020, 51, hasta finales de abril de 2021 se han registrado por lo menos 11 casos de suicidio en España. En parte, uno de los motivos que provoca este aumento es la medida de aislamiento por las medidas anticovid. 


Brians 1

Cárcel de Brians 1 (EP)


Según el informe sobre las prisiones europeas Space I -2020, elaborado por el Consejo de Europa, en 2019 el número de suicidios en las cárceles españolas era diez veces más alto que fuera de ellas. Ese año, según el informe, 49 personas se suicidaron en las cárceles españolas. Así, España se sitúa un 25% por encima de la media europea. Durante la pandemia, el 7,4% de la población reclusa fue liberada, algo que las organizaciones consideran insuficiente. En el caso de Catalunya, se liberó al 17% de los presos y presas. Las organizaciones de defensa de las personas presas pidieron la liberación de estas con el inicio de la pandemia por motivos sanitarios, ya que muchas son de edad avanzada y estaban expuestas al coronavirus.


Si bien el ratio de presos por habitantes ha caído en la última década, España es uno de los países con más presos por población en Europa -si en 2010 había 163 presos por cada 100.000 habitantes, en 2020 la tasa era de 123 por cada 100.000, un 24,4% menos. En enero de 2020, había 58.372 presos, y España estaba en octavo lugar del ranking europeo -por detrás de Rusia, Turquía, Reino Unido, Polonia, Francia, Alemania e Italia. España también está en cabeza de mujeres en prisión: según el informe hay 4.322 mujeres en la cárcel, una cifra que solo superan Rusia, Mónaco, Liechtenstein, Andorra, República Checa, Hungría y Letonia. 


Según la Asociación Famílies de Presos de Catalunya, en las últimas tres semanas ha habido cuatro suicidios en las cárceles catalanas. Una mujer se colgó en Wad Ras, otra en Brians 1, y dos hombres se suicidaron también en Brians 2. Desde la asociación explican que tienen la sospecha de que algunos de los suicidios que se producen son en realidad homicidios, ya que, por ejemplo, la chica que se colgó en Wad Ras tenía la cuerda muy corta. "Estamos intentando descubrir por qué Servicios Penitenciarios no anunció estas muertes dentro de las cárceles", asegura Gemma Soriano. Los datos de Servicios Penitenciarios, en cambio, hablan de 3 muertes por suicidio en Catalunya en lo que va año. Matilde Fructuoso, técnica de comunicación del Departamento de Justicia, argumenta a Catalunya Press que la seguridad de las personas que están internadas es una de las principales preocupaciones de los servicios penitenciarios. "En cuanto a los suicidios, la tasa a prisiones es más alta que la de la población general y eso pasa en todos los sistemas penitenciarios del mundo. Una de las razones, es que la privación de libertad tiene un componente inevitable de estrés para la persona que sufre esta situación", explica. Y apunta que "también se debe tener en cuenta que entre la población penitenciaria la problemática de salud mental y de Consumo de drogas también es más alta que la población general". 


Según Soriano, "los suicidios en prisión en muchas ocasiones se producen cuando las personas se encuentran en régimen de aislamiento. El aislamiento en prisión impone un régimen de vida a las personas que consiste en el encierro en soledad durante la mayor parte del día, entre 18 y 22 horas, generando a las personas que están en aislamiento daño físico y psicológico enorme e irreparable". Pero además, explica que en algunas ocasiones no son suicidios. "Lo que tienen las cárceles es que es muy fácil decir que son suicidios o muertes por sobredosis". 


Desde la organización sostienen que las personas que tratan de quitarse la vida no suelen conseguirlo en la primera ocasión, por lo que hay una falta de seguimiento médico y de uso de protocolos para evitar el suicidio, que se ha aceptado como algo normal dentro de las cárceles. Además, hay muertes por sobredosis de tóxicos y por exceso de medicación y personas con enfermedades mentales en departmentos de aislamiento, algo que las hace enfermar todavía más. Sin embargo, según Fructuoso, desde junio de 2019 se aplica a todas las prisiones de Catalunya un programa de prevención de suicidios en el que intervienen profesionales penitenciarios especialistas de salud mental y los equipos Sanitarios de los centros Penitenciarios. "Durante el año 2020 ha se ha revisado y actualizado el programa de prevención de suicidios en las cárceles de Catalunya, con el fin de mejorar la formación del personal, mejorar también la detección de personas que presentan riesgo de suicidio y la aplicación de medidas preventivas urgentes y la atención psicológica a estas personas", asegura.


Aun así, desde Familias de Presos a Catalunya consideran que el trato a los presos vulnera los derechos humanos y explican que se producen situaciones de violencia institucional en las cárceles hacia las personas presas -quienes son maltratadas, denigradas y vejadas- que no son investigadas debidamente. 


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH