sábado, 27 de noviembre de 2021

Las redes sociales son un problema igual de serio que el cambio climático, según científicos

|

Un grupo formado por 17 científicos ha publicado un documento en la revista PNAS en el que señalan que las redes sociales suponen un riesgo equiparable al del cambio climático


“En los seres humanos, los flujos de información fueron inicialmente moldeados por selección natural, pero están estructurados cada vez más por tecnologías de comunicación emergentes. Nuestras redes sociales más grandes y complejas ahora transfieren información de alta fidelidad a grandes distancias a bajo costo”, señalan.


Compartir contenido en redes sociales

@EP


Por eso y porque permiten estar conectados con cualquier persona de cualquier parte del mundo en cualquier momento son tan utilizadas. Facebook contó en enero 2.740 millones de usuarios activos en un mes y en febrero era 1.221 millones los usuarios activos de Instagram. En total, según datos del informe Digital 2020 elaborado por Hootsuite y We Are Social, son 3.800 millones de personas las que se conectan día tras día a las redes sociales. Y, como media, pasan más de dos horas en ellas.


Con estos datos no sorprende que estos científicos, liderados por Joe Bak-Coleman, becario postdoctoral en el Centro para un Público Informado de la Universidad de Washington, opinen que “la era digital y el auge de las redes sociales han acelerado los cambios en nuestros sistemas sociales, con consecuencias funcionales poco entendidas”.


En las redes sociales hablamos, compartimos, nos informamos etc. Ha llegado un punto en el que nos sirven para todo, pero también en el que nos afectan en muchos aspectos. A nuestra salud mental y emocional y también a las relaciones con las personas, que han cambiado mucho en los últimos años. Por eso, estos expertos consideran que el uso de la tecnología y de las redes sociales afecta a la humanidad y a la salud pública casi de la misma forma en la que lo hace el cambio climático.


Por supuesto, Internet tiene sus cosas buenas y estos científicos lo saben. Bajo su punto de vista, la colaboración social ha llevado a la creación de páginas como Wikipedia, en la que se ofrece información. También ha servido para dar voz a colectivos que de otra forma no se habrían podido hacer escuchar. Pero a su vez, las redes sociales desinforman. Tanto, que organismos como la Federación Española de la Diabetes (FEDE) se han visto en la necesidad de lanzar guías para tratar de combatir los engaños que corren por Internet. Tal es el problema que FEDE afirma que la desinformación ha llevado a que jóvenes con diabetes no se fíen de los médicos y no reciban los tratamientos adecuados.


En esta línea, este grupo de científicos explica en la revista PNAS que las redes sociales llevan a un “comportamiento colectivo”, a veces erróneo. Y esto se está demostrando con la actual crisis del coronavirus, en la que circula mucha información equivocada y sin contrastar, que está llevando a las personas a la confusión.


Lo peor, como decíamos antes, es que no sabemos las consecuencias que esto puede tener. En el documento, dicen: “En el contexto del cambio climático, existen sólidos argumentos en todas las disciplinas que sugieren que un cambio de comportamiento rápido puede generar sostenibilidad. Pero no podemos decir si una determinada tecnología de comunicación promoverá o evitará que se produzcan los cambios necesarios. Carecemos de la capacidad de prever las externalidades que las tecnologías de la comunicación imponen sobre aspectos de la salud y el bienestar de los seres humanos y los ecosistemas.”. Además, concluyen: “Los cambios recientes en nuestros sistemas sociales pueden haber tenido un impacto dramático e insostenible en la dinámica social”.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH