domingo, 28 de noviembre de 2021

Los problemas de salud mental afectan de lleno a los jóvenes después de la pandemia de Covid-19

|

Archivo - Combatir la depresión

@EP


Las enfermedades mentales son un tema que, a raíz de la pandemia, está en proceso de sonar menos tabú. Reportajes en televisión en prime-time, hablar del asunto en las escuelas o inyectar más presupuesto en la sanidad pública para tratar pacientes con problemas psíquicos son medidas que están ayudando a romper el estigma con el que viven estas personas.


Y es que la salud mental tiene más afectación de la que creemos. Un ejemplo que demuestra el auge de patologías de este tipo es el informe que ha publicado UNICEF, en el se recoge que al menos 1 de cada 7 adolescentes de entre 10 y 19 años en todo el mundo tiene un problema de salud mental diagnosticado.


Unicef 2

@Unicef


Según los primeros resultados, un promedio de 1 de cada 5 jóvenes de entre 15 y 24 años dice que a menudo "se siente deprimido o tiene poco interés para realizar algún tipo de actividad". En España, los resultados de la encuesta revelan que el 58,3% de los y las jóvenes reconocen sentirse preocupados, nerviosos o ansiosos "a menudo", y el 36,1% "a veces". Además, el 11,5% asegura tener poco interés en hacer cosas "a menudo" y el 68,2% "a veces".


El estudio, que lleva por nombre 'El Estado Mundial de la Infancia' y se ha hecho entre niños y jóvenes de 21 países, relaciona directamente estos trastornos con las consecuencias derivadas del confinamiento y las restricciones de movimiento que se vivieron el año pasado. Tal y como apunta la ONG, "esto ha provocado que muchos jóvenes sientan miedo, rabia y preocupación por su futuro".


LOS EFECTOS PUEDEN PROLONGAR "DURANTE MUCHOS AÑOS"


La organización, en el mismo estudio, ha advertido que los efectos del Covid-19 sobre el bienestar emocional podrían alargarse "durante muchos años" y ha apuntado que los problemas de salud mental ya se arrastraban desde antes la pandemia entre niños y adolescentes.


El problema es que no se hablaba ni "tampoco se hacían las inversiones necesarias" para solucionarlo, indican. En este sentido, UNICEF ha criticado que "tan sólo alrededor del 2% de los presupuestos de salud de los gobiernos se destinan a la salud mental en todo el mundo". Así,  ha instado a las administraciones españolas a sacar adelante una Política Nacional de Salud Mental de la Infancia y la Adolescencia "lo antes posible".


Para la ONG, esta Política Nacional debe incluir la creación de un grupo permanente que aborde las principales cuestiones que afectan a la salud mental y el bienestar emocional de los niños, niñas y adolescentes. Además, se tendrían que aumentar los recursos "para que los jóvenes puedan ser escuchados".


La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, ha afirmado mediante un comunicado que "la salud mental forma una parte integral de la salud física", de modo que "hay que invertir en ella para que desempeña un papel fundamental para el potencial de todos los niños ".


46.000 ADOLESCENTES SE SUICIDAN CADA AÑO


Dentro del mismo informe, la entidad ha hecho pública una cifra que puede considerarse alarmante. "El suicidio es una de las cinco principales causas de muerte en los adolescentes, cada año se quitan la vida casi 46.000 hombres y mujeres de este grupo de edad", explican.


Unicef 1

@Unicef


Los casos de suicidio son el peor resultado de los problemas mentales diagnosticados -como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, ansiedad, autismo, trastorno bipolar, trastorno de la conducta, depresión, trastornos alimentarios, discapacidad intelectual y esquizofrenia- los cuales pueden perjudicar considerablemente la salud, la educación, las condiciones de vida y la capacidad para obtener ingresos de los niños y los jóvenes, han apuntado des de la organización.


LA ANOREXIA, LA PRINCIPAL ENEMIGA


Una de las enfermedades mentales que está creciendo exponencialmente en Catalunya es la anorexia. "El aumento de hospitalizaciones que más hemos notado en los últimos meses, ha sido por trastornos de la conducta alimentaria, especialmente por anorexia nerviosa " ha indicado el jefe de Psiquiatría del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, Joan de Pablo Rabassó. Este es uno de los efectos que, según los expertos, ha tenido la pandemia en la salud mental de los más jóvenes.


Tanto es así que dos de los catorce camas de la unidad psiquiátrica de Can Ruti están reservadas en exclusiva a trastornos alimentarios. "Dar respuesta a esta nueva realidad ha sido un reto", ha admitido el jefe de Psiquiatría del hospital. A raíz de la pandemia, el hospital también han observado un aumento de urgencias e ingresos por intentos de suicidio.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH