jueves, 21 de octubre de 2021

¿Qué pasa en Viladecans para que dimitan todos sus primeros tenientes de alcalde?

|

Veronica 1

Joaquim Guerrero y Verónica Aransil


CatalunyaPress.- La primera dimisión de la mano derecha del alcalde de Viladecans, Joaquim Guerrero, se produjo en la primera semana tras el registro de la Unidad Especial de la Guardia Civil en las dependencias municipales. Esto abrió una crisis en el seno del PSC local, donde tuvo que tomar las riendas una gestora. Menos de tres meses después y en el pleno del mes de julio, el alcalde, Carlos Ruiz, anunciaba la segunda dimisión de su ejecutivo. Así, la hasta entonces primera teniente de alcalde, Verónica Aransil, se marchaba sin explicación alguna.


Un terremoto está sacudiendo los cimientos de este ayuntamiento del Baix Llobregat desde el momento en el que el juez del caso “Inipro” tomó la decisión de enviar a los cuerpos especializados de la Guardia Civil a registrar el consistorio y mantener bajo custodia durante toda una noche al por entonces primer teniente de alcalde y primer secretario de los socialistas viladecanenses, Joaquim Guerrero. Este suceso provocó la dimisión posterior de todos los cargos de este socialista, hasta el momento mano derecha del alcalde.


Apenas dos meses y medio después, la persona que le sustituyó en el cargo, la también socialista, Verónica Aransil y extrabajadora en excedencia de la empresa Inipro, para sorpresa de toda la oposición, presentó su dimisión al equipo de gobierno, anunciándose dicha decisión en el pleno antes de vacaciones sin más explicaciones.


UNA ACCIÓN DE GOBIERNO DE ESPALDAS A LA CIUDADANÍA


En el último pleno local quedó en evidencia que la política practicada hasta el momento por el equipo de gobierno local, conformado por PSC-ICV-EUiA, genera cada vez más rechazo social entre la ciudadanía.


Así, el mismo el líder de ICV, José Luis Atienza defendió acérrimamente que se mantuviera la construcción del “edificio de la vergüenza” a pesar de reconocer el error cometido en las votaciones que dieron luz verde a su edificación. Ante esto el representante del PP le volvió a recordar a Atienza que él era el representante de una formación de “izquierdas” y no de “derechas”, pero que por su comportamiento estaba dando a entender todo lo contrario.


Atienza, lejos de rectificar sin convicción, provocó las protestas de los vecinos de la asociaciones de vecinos presentes: “la Taxonera”, que agrupa a los vecinos afectados por el “edificio de la vergüenza” y los representantes de los vecinos del Polideportivo Centro, quienes con incredulidad y desilusión escuchaban el jarro de agua fría de este político de largo recorrido, que afirmaba que no “se podían tirar 2 millones de euros a la basura para derribar las plantas de la 5 a la 7 por petición de los vecinos”. “Sí nos hemos equivocado pero rectificar sale muy caro”, ha dicho.


El modelo de ciudad ejecutado milimétricamente por el gobierno local de PSC y ICV-EUiA está sacudiendo de indignación a los vecinos afectados que intervinieron en el pleno para pedirle al alcalde que diera marcha atrás en sus decisiones. Ante este revolcón, ambas asociaciones mantendrán su postura de lucha por sus derechos que entienden pisoteados por un gobierno municipal que se niega a escuchar y atender sus peticiones de solución y además anclado en la negativa de soluciones consensuadas, como sí ha ocurrido en el caso del Polígono Centro, donde trabajadores y empresarios llevan trabajando dos meses para redibujar la modificación puntual de su polígono.


Ante una clara desigualdad de trato han decidido unirse y plantarle cara a quienes consideran Viladecans como “Viladecarlitos”.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH