domingo, 8 de diciembre de 2019

Convergència perderá tres millones de euros al no tener grupo en el Congreso

|

Homs 5


Quedarse sin grupo propio en el Congreso de los Diputados tiene consecuencias mucho más allá de las políticas. Convergència, que se ha quedado sin grupo en ambas cámaras, perderá más de tres millones de euros en asignaciones y verá limitado su derecho a contratar personal remunerado por la Cámara Baja. Sin duda, un duro golpe para las finanzas del partido nacionalista catalán, que acaba de mudarse de sede y está divorciándose de Unió. 


Según el reglamento del Congreso, desde el presupuesto aprobado en 2010, a cada grupo parlamentario le corresponden 28.597€ mensuales más una cuantía que varía según el número de diputados que, en el caso del PDC, hubiera sido de 1.645€ por cada uno de los ocho representantes.


Si sumanos ambas cifras, se supera los 500.000€ anuales. Esto significa que en una legislatura de cuatro años, el partido encabezado por Homs hubiera obtenido más de dos millones de euros. Cifra a la que habría que sumarle la subvención que el Estado concede a las formaciones que logren formar grupo parlamentario en el Congreso y Senado para compensar el 'mailing'. Esta cifra, partiendo de la base de la gente que votó a Convergència, rondaría el millón de euros. 


Por primera vez, sus diputados se integrarán en el Grupo Mixto, donde tendrán que repartir subvenciones, asistentes y portavocías con los parlamentarios de Compromís, Bildu, Coalición Canaria, Foro Asturias, UPN y Nueva Canarias.


Tener grupo propio supone también ventajas políticas y de visibilidad, ya que quien lo constituye tiene garantizada su representación en todas las comisiones parlamentarias, en la Diputación Permanente y voz propia en la Junta de Portavoces y capacidad para intervenir en todos los debates en igualdad de condiciones; mientras que dentro del Grupo Mixto hay que repartirse tiempos de intervención y asientos en las comisiones. 


FUERA DE LOS FUTUROS DEBATES ELECTORALES


En las sesiones de control, tener grupo propio posibilita entrar en los cupos de preguntas e interpelaciones al Gobierno, así como ventajas a la hora de incluir sus proposiciones no de ley en los plenos, pero en el Grupo Mixto todo ese 'pedazo de tarta' debe distribuirse a partes iguales.


Y las ventajas se prolongan para las siguientes elecciones, porque, al recalar en el Grupo Mixto, Convergència ya no tendrá presencia en los futuros debates electorales y planes de cobertura informativa y de anuncios gratuitos de los medios públicos.


CUENTAS DELICADAS


Según el último informe del Tribunal de Cuentas, de 2013, Convergència debe a los bancos 4,4 millones de euros, muy lejos, en todo caso, de los 64 millones que debe el PSOE, los 40 del PP; los 21 del PNV, 17 de Unió o los 13 del PSC, que acaba de vender su sede. Pero la cifra de 4,4 millones puede parecer maquillada sino le suma la cifra de 9 millones que debía CiU.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH