Terrassa y aguas turbulentas

Joan Ferran

terraza 2

Ayuntamiento de Terrassa


Un buen amigo egarense me cuenta que su ayuntamiento está empeñado en ‘remunicipalizar’ un montón de servicios, entre ellos, el abastecimiento de aguas. Me pide opinión al respecto. Le manifiesto que, en algunos servicios, este tipo de iniciativas pueden resultar positivas; también le insinúo que, en según qué circunstancias, los efectos colaterales de una remunicipalización pueden resultar nefastos para el ciudadano y dañinos socialmente. Le comento a mi colega que algunas instituciones europeas sugieren y alientan la colaboración entre lo público y lo privado en claro contraste con ciertos ayuntamientos españoles obsesionados con el discurso de la remunicipalización. Fenómeno éste que, a efectos prácticos, consiste básicamente en recuperar la prestación directa de un servicio en lugar de concertar la gestión con la empresa privada.


Los expertos advierten que las medidas remunicipalizadoras deben tomarse cuando la prestación del servicio deviene deficiente y exige una gestión directa y correctora municipal. Advierten, también, que asumir determinadas competencias no debería representar un incremento del gasto a costa de las arcas públicas. De ello se infiere que cualquier municipio que se lance a la aventura recuperadora deberá justificar, y demostrar, que su gestión será de calidad, más barata y eficiente que la concertada. No vaya a ocurrir como en la Coruña donde el gobierno de las Mareas tuvo que desestimar, por razones de índole económica, su intención de remunicipalizar servicios. Por cierto, en estos equipos de gobierno tan ‘postureros’ ¿Alguien se ha parado a pensar en la cuantía millonaria de las indemnizaciones a pagar con dinero público? Sospecho que no.


No va a ser un servidor de ustedes quien abogue por un método de gestión u otro. Esa decisión corresponde a las administraciones pertinentes pero, en el caso de Terrassa, no deja de sorprenderme la polémica sobre la gestión del abastecimiento de aguas. En esta ciudad vallesana una empresa centenaria como la Mina de Terrassa -empresa en activo más antigua de España- parece condenada a abandonar su quehacer víctima del empuje ‘recuperador’y expropiatorio del consistorio. Y todo ello a pesar de que sus tarifas son, en cuarto lugar, las más baratas de Cataluña. ¿O acaso eso y la calidad del servicio no cuenta? En un intento de justificar y vertebrar su discurso, el ayuntamiento esgrime un informe jurídico que parece dar la razón al consistorio. Busca argumentos y legitimar su postura con un informe de ‘parte’. Craso error. Todos sabemos que determinados informes fallan siempre en dirección del pagador y éste no iba a ser menos. Quien paga, manda. 


Corren tiempos de desconcierto y zozobra ideológica. Los consistorios del PSC, como el de Terrassa, históricamente fueron pioneros en el arte de la colaboración entre lo público y lo privado. No debiera perderse esa tradición y el alcalde Ballart debería reflexionar al respecto. A más de uno le convendría repasar la historia e incorporar enseñanzas útiles para una buena gestión de la cosa pública. Deng Xiao Ping, en su tiempo líder máximo de la Republica Popular China, tenía claro el papel de la economía de mercado cuando afirmaba que ‘sin un ambiente estable no se puede lograr nada, y lo que se ha logrado será perdido’. Sabias palabras la del dirigente chino. Por cierto, el mismo que ante George Bush, en 1960, soltó la famosa frase: ‘No importa que el gato sea blanco o negro, lo que importa es que cace ratones’.



En Terrassa lo importante es que el agua fluya como hasta hoy buena, limpia y relativamente barata... Mi amigo egarense sostiene la tesis de que si una cosa funciona no es menester manosearla, y menos siguiendo la moda.

1 Comentarios

1

Opinions al servei de Mina...

escrito por Joan 26/sep/16    13:40

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH