domingo, 26 de septiembre de 2021

Un 80% de catalanes con trastornos mentales sufre también discriminación

|

Trastorno


8 de cada 10 catalanes con trastornos mentales ha sufrido algún tipo de discriminación en un ámbito de su vida. Además, el 54,9% es discriminado "bastante o muy frecuentemente". Estos duros datos se desprenden de un estudio pionero impulsado por Obertament y se enmarca en la campaña discriminaciozero.org.


La portavoz del Govern, Neus Munté, ha presentado este viernes el estudio 'L'estigma i la discriminació en salut mental a Catalunya 2016' en el Palau de la Generalitat, junto al presidente de Obertament, Israel Molinero, y el director del Área Social de la Fundación Bancaria La Caixa, Marc Simón.


Según Aleix Caussa, uno de los investigadores del estudio, el tabú social sobre la enfermedad mental provoca que nazcan creencias, marcas y atributos que vinculan a la persona a una característica indeseable y eso "eclipsa el resto".


El trabajo, elaborado por la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y Spora, señala los principales comportamientos discriminatorios: la sobreprotección y control -51,6%-, la evitación y rechazo -50,7%-, el menosprecio, las burlas, los insultos o la coacción -47,4%-, y las agresiones físicas o sexuales -11,9%-.


CASI EL 90% DEJA DE HACER ACTIVIDADES 


Según el estudio, para hacer frente al estigma y al trato discriminatorio, la opción mayoritaria de las personas es en un 82,4% ocultar que tienen esta enfermedad, y el 88,8% ha dejado de hacer alguna actividad por el miedo de ser discriminado: el 40,9% de ocio y el 39% ha dejado de expresar su opinión en público, por ejemplo.


El trato discriminatorio abarca todas las esferas vitales de la persona, siendo el familiar el ámbito donde más casos se dan al representar un 56,4% del total; seguido por el grupo de amistades -53,1%-, los servicios de salud -47,5%-, el ámbito laboral -40,6%-, la pareja -40%-, y el ámbito educativo -34,2%-.


Caussa ha alertado de que la tasa de paro en las personas con trastorno mental es del 65%, 44 puntos superior a la cifra catalana; además, el 78,9% ha ocultado que tenía la enfermedad en una entrevista de trabajo y, de los que no lo ocultaron, el 19,2% afirma haber sido tratado de forma injusta.


ESTUDIO CON 112 PARTICIPANTES 


El estudio ha creado 14 grupos focales con 112 participantes que han aportado su testimonio: cinco grupos con afectados; dos de familiares, dos de profesionales de salud mental, uno de salud, uno de recursos humanos, uno del sector educativo y dos de jóvenes, con un total de 967 cuestionarios.


"Queríamos entender la experiencia de discriminación para identificar las formas de estigma en los diferentes ámbitos vitales; esto nos ayuda a focalizar los esfuerzos en los próximos años", que serán el educativo, el laboral y el de la atención sanitaria, ha destacado Molinero.


La activista Isabel Giménez, que tiene un trastorno mental, ha lamentado: "Si no se habla de ello, es como si no existiéramos y eso contribuye a la ocultación del problema", y ha explicado que ocultó 16 años la enfermedad en su trabajo -una entidad bancaria-, lo que la obligó a ir cambiando de oficina para evitar contarlo.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH