Pedro Sánchez, el apéndice de Podemos

Carmen P. Flores

PedroSanchez


Finalmente, el Comité Federal del PSOE ha dado ya fecha para la celebración de las primarias, el próximo 21 de mayo, como ya se sabía. Susana Díaz y Patxi López han asistido al mismo; el ausente, Pedro Sánchez, el amnésico. ¿Por qué su huida? ¿Tiene miedo a dar cuentas? ¿A que nadie hable con él? O sencillamente que pasa del PSOE del siglo XX como ahora predica a todo aquel que quiera oírlo.


En las campañas electorales se suelen decir muchas tonterías con el fin de conseguir adeptos a la causa del que las dice. Ocurre después que las hemerotecas recopilan y guardan todas las cosas que se han dicho. Son una joya que ayudan a recordarles a los "amnésicos" que reniegan o cambian el discurso. Muchas de las opiniones de antaño si se comparan con las posiciones de ahora pueden producir un ataque de risa porque donde dijo digo ahora manifiesta lo contrario. Es como una “evolución” ideológica, que dirían algunos.


Pedro Sánchez, el primer candidato que se ha postulado para las primarias de su partido, mirando la "chivata", cuando se presentó a las anteriores las ganó gracias a Susana Díaz, que apostó por él y no por Medina -ahora Medina apoya a Susana Díaz-. Los dos enfrentados ahora se daban grandes abrazos. "Susana Díaz es una líder fuera y dentro del PSOE. Siempre he dicho que el socialismo andaluz debe ser central en el proceso de cambio y ella es uno de los principales activos", decía Sánchez sobre la presidenta andaluza. Utilizó a los prohombres de su partido para hacerse con la victoria. Ahora, en sus mítines, habla de ellos y del partido que se volcó con él como el PSOE del siglo XX y que él representa al del siglo XXI. O sea que antes valían y ahora son antiguos y no valen. ¿En qué quedamos? La gente tiene memoria y si no hace uso de las hemerotecas, guardián implacable de las acciones, comentarios, postulados, sandeces múltiples y mentiras que se llegan a decir.


Pedro Sánchez, el moderno e innovador quiere hacer, con engaños, un PSOE apéndice de Podemos, sin tener en cuenta la distancia ideológica que separa a las dos formaciones. Lo que queda claro es que, Pedro Sánchez, con su "juego" está haciendo daño al partido que dice defender. La crisis del PSOE no la va a remontar Pedro Sánchez, por mucho que lo diga, más bien al contrario. Con su actitud y sus políticas camufladas de más izquierdosas lo que esconde sencillamente es una lucha por el poder, así de sencillo. El resultado final, una brecha en un PSOE que todavía no ha salido de la UVI. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH