Arran protagoniza un nuevo acto vandálico contra las bicicletas de alquiler

|

En el Twitter oficial de la asamblea de Poblenou han dejado constancia de ello.


Arran ha vuelto a actuar. Transcurridos unos días del ataque al autobús turístico, el grupo soberanista ha tenido un nuevo objetivo: las bicicletas de alquiler que habitualmente utilizan los turistas.


Durante la jornada de este lunes, miembros de Arran han pinchado las ruedas de las bicicletas, como acto de reivindicación y protesta por el turismo. La organización de izquierdas aseguró al reivindicar el incidente del autobús que habría más ataques, y así ha sucedido. En el Twitter oficial de la asamblea de Poblenou han dejado constancia de ello: "Ya estamos hartas de la ocupación por parte de empresas turísticas del espacio público del barrio, ACTUEMOS! Únete al combate":



Laura Flores, la portavoz de la entidad anticapitalista, explicó ayer que no descartaban nuevos ataques, porque son "una manera más de protesta, igual de legítima que las manifestaciones. Pone sobre la mesa que hacen falta muchas maneras de luchar contra el turismo masivo". Flores añadió que su organización no prevé pagar los desperfectos del autobús, que ascienden a 1.849,24 euros.


LA CUP LO DEFIENDE Y ACUSA AL GOVERN DE GENERAR VIOLENCIA


La diputada de la CUP en el Parlament Mireia Boya ha defendido los destrozos que miembros de Arran --organización juvenil con vínculos con la CUP-- provocó en un bus turístico de Barcelona, y ha asegurado que el Gobierno catalán también provoca "violencia".


"Siempre nos pedís a nosotros que renunciemos a la violencia, cuando la violencia también la provoca el Govern", ha defendido en declaraciones a Rac1. Boya ha cargado, por ejemplo, contra la "política neoliberal" que está impulsando el conseller de Empresa y Conocimiento, Santi Vila, y le ha pedido que la frene hasta después del referéndum, que es cuando caduca la alianza entre la CUP y JxSí.


La 'cupaire' ha recordado que Arran no es la CUP, sino una organización con sus propios portavoces y órganos de decisión, pero ha defendido que los destrozos que provocaron son "una acción simbólica para denunciar el modelo turístico depredador en Barcelona".


Los anticapitalistas afean a la alcaldesa, Ada Colau, por haber renunciado a cualquier debate para buscar soluciones alternativas, y ha criticado que la Generalitat "está avalando" el modelo que la CUP ve depredador.


"Si estas acciones simbólicas de denuncia no pasan, estamos abandonando la lucha social, que es muy necesaria para acabar de sumar al movimiento independentista a una parte del electorado más próximo a 'los comuns'", ha concluido.


También ha defendido la manifestación que la CUP organizó este lunes contra la Guardia Civil por haber citado a declarar a cargos de la Generalitat, y ha argumentado que la organizaron porque no es suficiente solo con "quejarse a través de Twitter".


En esta manifestación se encontraron con una concentración de signo contrario, que defendía al Instituto Armado: "Nosotros salimos de una forma pacífica y sin incidentes y los que estaban al otro lado eran aquellos de la 'kale borroka".


EL GOVERN LO CONDENA "SIN MATICES"


El portavoz del Govern, Jordi Turull, ha expresado su "condena sin matices" a los destrozos provocados por un grupo de miembros de Arran, organización juvenil con vínculos con la CUP, contra un bus turístico de la ciudad de Barcelona.


"Pedimos que se replanteen este tipo de acciones", ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consell Executiu, donde ha insistido en que la Generalitat se personará en el proceso judicial que eventualmente se abra contra los responsables de los destrozos.


Turull ha explicado que están pendientes de la denuncia que pondrá Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) contra lo hechos, y cuando se haga efectiva, la Generalitat "iniciará las vías jurídicas" para personarse en la causa.


Arran es una organización partidaria de la independencia de Catalunya, y Turull ha afirmado que, pese a ello, no se pueda vincular los destrozos al bus turístico como algo relacionado con el proceso soberanista de hay en marcha en Catalunya.


"Quien intente relacionarlo con el proceso es malintencionado. No tiene nada que ver con el proceso. Si el proceso ha destacado por algo es por ser absolutamente pacífico. Son dos cosas que nada tienen que ver", ha manifestado el también conseller de Presidencia.


Turull ha negado que el Govern genere esta violencia con sus políticas y ha añadido que, aunque fuera el caso, la acción de Arran tampoco sería justificable: "Si considera que hay violencia, algo que no compartimos, la violencia con más violencia no se arregla".


"NO ES GAMBERRISMO, SINO UNA IDEOLOGÍA POLÍTICA"


Andrea Levy, la vicesecretaria de Estudios y Programas del PP y diputada en el Parlament, ha rechazado que los últimos actos de Arran puedan calificarse de "gamberrismo". A su juicio, lo que hay detrás es una ideología política "que no quiere que haya turismo de ningún tipo en una ciudad como Barcelona".


Ha atribuido las acciones del autobús turístico y las bicicletas al hecho de haber puesto "moqueta a los radicales en la Generalitat", y haberles dado la sensación de que tienen "la llave" del Gobierno.


Levy ha concluido en la entrevista de Onda Cero diciendo que quiere "hacer desde aquí una llamada a la sensatez y la moderación porque Catalunya es mucho más que esa radicalidad de los políticos independentistas que están gobernando la Generalitat".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH