La mayoría independentista aprueba la ley del referéndum ilegal

|


El pleno del Parlament ha aprobado este miércoles a las 21.32 horas la ley del referéndum con la que el Govern de Carles Puigdemont quiere convocar, organizar y celebrar una consulta sobre la independencia de Catalunya el domingo 1 de octubre.


La Cámara ha dado luz verde a la norma con los 72 votos a favor de JxSí, la CUP y el diputado no adscrito Germà Gordó y las 11 abstenciones de SíQueEsPot; no han habido votos en contra porque Cs, PSC y PP han abandonado el hemiciclo como señal de protesta contra la ley.


JxSí y la CUP han sacado adelante esta iniciativa pese a las varias advertencias que han tenido en contra: el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido al Tribunal Constitucional que anule la tramitación y la Fiscalía Superior de Catalunya ha anunciado una querella contra los miembros soberanistas de la Mesa.


LOS PARTIDARIOS


El líder de JxSí, Lluís Corominas, ha defendido la aprobación de la ley: "Hoy no termina nada, hoy empieza todo", y ha asegurado que organizar este referéndum está amparado por los derechos humanos y por los derechos fundamentales de los pueblos.


La diputada de la CUP Anna Gabriel ha defendido que, con la aprobación de la norma, Catalunya pasa de la autonomía a la soberanía, y ha puesto en manos del Govern la responsabilidad de culminar el trabajo: "Si asumís vuestra responsabilidad, no tengáis duda de que la gente asumirá la suya yendo a votar".


Pese a su voto favorable, el diputado no adscrito del Parlament Germà Gordó ha defendido que el Govern y las instituciones catalanas continúen dialogando con el Estado "para llegar a un acuerdo", y ha pedido cambiar la pregunta del referéndum para que no incluya el término 'república'.


LOS DETRACTORES


La líder de Cs, Inés Arrimadas, ha acusado a JxSí y la CUP de poner en riesgo la autonomía de Catalunya y les ha afeado: "Han pisoteado los derechos de una mayoría de ciudadanos representados en la oposición. ¿Qué concepto de democracia tienen?".


El líder del PSC, Miquel Iceta, ha asegurado que el Estatut es "la primera víctima" de la ley del referéndum porque supone un ataque directo a la legalidad catalana actual, y ha alertado de que la norma que da amparo legal a la consulta pone en riesgo la unidad civil en Catalunya.


El líder de SíQueEsPot, Lluís Rabell, ha defendido su abstención por la actitud del Gobierno del PP ante la demanda del referéndum, pero ha alertado de que JxSí y la CUP han asestado el "golpe más grave a la democracia desde el restablecimiento de la Generalitat" por cómo han tramitado la iniciativa.



El líder del PP, Xavier García Albiol, ha negado cualquier validez a lo que ha aprobado este miércoles la Cámara y ha advertido a los soberanistas: "Todos ustedes saben que esta ley no entrará en vigor jamás y que el referéndum no se celebrará porque es un ataque a la democracia y a la libertad".



UNA MAÑANA INTENSA 


El pleno del Parlament ha empezado la polémica de buena mañana con la aprobación a trámite de la ley del referéndum, tras pedir JxSí y la CUP un cambio en el orden del día del plenario para incluir el debate y votación de esta norma, algo que no estaba previsto inicialmente.


Los dos grupos soberanistas han invocado el artículo 81.3 del reglamento de la Cámara, que permite alterar el orden del día si hay una mayoría absoluta de diputados que lo pide: el resultado de la votación ha sido de 72 apoyos -JxSí, CUP y Germà Gordó-, 60 votos en contra -PSC, PP, Cs y 8 diputados de SíQueEsPot- y tres abstenciones -de otros diputados de SíQueEsPot-.


La Cámara ha celebrado una segunda votación, para decidir si se aceptaba la petición de JxSí y la CUP de restringir a los grupos de la oposición varios mecanismos que normalmente sí pueden utilizar para incidir en la tramitación de las leyes del Parlament.


Por 69 votos a favor, 3 en contra y ninguna abstención se ha decidido aceptar las condiciones de JxSí y la CUP, por lo que la ley se puede aprobar con un solo debate en pleno -normalmente son dos-; se dan dos horas a los grupos para presentar enmiendas, y se anula la posibilidad de impugnar la ley ante el Consell de Garanties Estatutàries (CGE).


Un total de 63 diputados no han participado en la segunda votación: eso se debe a que la oposición ha reprochado a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, los modos en que los soberanistas han tramitado la ley, y se ha abierto un rifirrafe por el que estos diputados no han pulsado a tiempo el botón de votación.


DEBATE MUY CRISPADO


El debate entre la presidenta y varios diputados de la oposición ha sido muy crispado, ya que los segundos han considerado que la votación debía frenarse porque no reunía los requisitos básicos para ser legal: por ejemplo, los letrados de la Cámara han hecho un informe en contra de admitir a trámite la ley.


El diputado del PSC Ferran Pedret y el de SíqueEsPot Joan Coscubiela han pedido que se leyera el informe ante el pleno, para dejar constancia pública de la opinión de los letrados, pero Forcadell lo ha rechazado, lo que ambos han lamentado porque consideran que esta lectura es obligatoria si lo pide un parlamentario.


Pleno Parlament Vctimas


PSC, Cs, PP y SíQueEsPot también han puesto el foco en que no se les permita pedir un informe al Consell de Garanties Estatutàries para que determine la legalidad de la ley: si se hubiera permitido, la aprobación de la ley se hubiera demorado un mes y el referéndum no se podría celebrar el 1 de octubre.


EXPLICACIONES 


La crispación del debate ha empezado después de que Forcadell ordenara una primera votación para incluir en el orden del día el debate y votación de la ley del referéndum, en la que no han podido participar más de la mitad de los 135 diputados del hemiciclo porque el mecanismo de votación no ha funcionado, como ha explicado Gordó desde su escaño.


Por eso, la presidenta ha decidido finalmente repetir la votación después de que diputados de la oposición hayan protestado desde sus puestos por las decisiones que se estaban tomando, momento en el que Forcadell ha ordenado otra votación, la relativa a los trámites parlamentarios.


Aunque Forcadell ha reiterado que garantizaban todos los trámites y derechos de la oposición, el líder del PSC, Miquel Iceta, ha sido el primero en tomar la palabra para anunciar que presentarán un recurso de amparo ante el TC, y el diputado Ferran Pedret ha observado que el artículo que JxSí y CUP han utilizado para incluir la ley en el orden del día -81.3 del reglamento- no permite un procedimiento de lectura única.


Desde Cs, el diputado Carlos Carrizosa ha insistido en que se están vulnerando los derechos de los diputados, lo que también han secundado Fernando de Páramo y el vicepresidente segundo del Parlament, José María Espejo-Saavedra, que ha hablado desde los escaños después de quejarse que no le daban la palabra como miembro de la Mesa.


Para el portavoz de SíQueEsPot, Joan Coscubiela, JxSí y la CUP se han inventado un "procedimiento bucanero" recurriendo al artículo 81.3, y ha defendido que los derechos de los ciudadanos no están disponibles para las mayorías, una afirmación con la que se ha ganado el aplauso de Cs y PP.


El portavoz del PP en el Parlament, Alejandro Fernández, ha pedido una reunión de la Mesa extraordinaria y avisado a los independentistas de que no romperán España y que con su actuación lo que están rompiendo es Catalunya: "Marginan los derechos de los diputados y generan un auténtico riesgo para la convivencia. Ese sería su legado, señor Puigdemont, si lo consiguiera, porque tengan usted muy claro que no se lo vamos a permitir".


El líder de Podem, Albano-Dante Fachin, ha defendido la necesidad de debatir sobre lo que importa a los ciudadanos, y pese a avanzar que no apoyará la iniciativa de JxSí y la CUP, ha reprochado a la oposición que "a la gente no le preocupa el reglamento porque la sociedad quiere tener un debate sobre el cual el Parlament y el Congreso no ha dado respuesta", además de culpar al PP de ser los responsables de haber llegado a esta situación.


La portavoz de JxSí, Marta Rovira, ha argumentado que si recurren al artículo 81.3 es porque la oposición no les ha dejado otra opción tras haberles tumbado otras vías, y que es un punto del reglamento que ofrece igualmente todas las garantías posibles: "Usaremos todos los 81.3 que haya, tantos como hayan, para que los catalanes puedan votar en una urnas en un referéndum".


Parlament 26


LA MESA ADMITE A TRÁMITE LA LEY


La Mesa del Parlament ha admitido a trámite este miércoles la ley del referéndum impulsada por JxSí y la CUP para amparar el referéndum previsto el 1 de octubre.



Las fuentes han asegurado que la ley se ha tramitado gracias a cinco votos favorables de la Mesa -los cuatro miembros de JxSí y el de SíQueEsPot, Joan Josep Nuet-, mientras que Cs y PSC han votado en contra.


Fuentes de JxSí han explicado que normalmente es un "automatismo" que la Mesa tramite las leyes que presentan los grupos, pero se lo piden formalmente porque  el órgano rector de la Cámara ha evitado tramitar la ley en sus últimas cuatro reuniones -como parte de la estrategia para sortear impugnaciones del Estado-.


JxSí ha explicado que también registran esta petición para que quede claro que son los diputados soberanistas de JxSí y la CUP -71 escaños- los que asumen "la responsabilidad política" de tramitar la ley, y no los miembros de la Mesa.


La ley del referéndum fue registrada el 31 de julio, pero no se había tramitado aunque la Mesa se había reunido cuatro veces.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH