miércoles, 19 de junio de 2019

La Comisión Europea reitera a Catalunya que la independencia le dejaría fuera de la UE

|

Jean-Claude Juncker

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha defendido la 'doctrina Prodi' en repetidas ocasiones.


La Comisión Europea ha reiterado su posición sobre el desafío secesionista en Catalunya afirmando que Bruselas no va a pronunciarse sobre una cuestión de "orden constitucional interno" de uno de sus Estados miembro pero que si decide independizarse quedará fuera de la UE.


"Me limito a la respuesta que conocen: Es un asunto de orden constitucional interno de España sobre el que no tengo comentarios que hacer", ha declarado un portavoz comunitario al ser preguntado por si la decisión del Ejecutivo comunitario de no tomar posición se debe a que confía plenamente en la gestión del Gobierno española.


Ya la semana pasada, Bruselas advirtió de que sus portavoces no iban a "repetir cada día" cuál es la posición de la Comisión Europea sobre la cuestión de la independencia de Catalunya, ya que "es de sobra conocida y no ha cambiado desde 2004".


El Ejecutivo comunitario se mantiene así fiel a la línea marcada por el entonces presidente de la Comisión Europea, el italiano Romano Prodi, según la cual si un territorio de un Estado miembro decide independizarse de éste, entonces quedaría automáticamente fuera de la UE.


Ello implica que si quisiera volver a ser parte del club comunitario este territorio tendría que presentar una petición formal de adhesión y someterse a los procedimientos habituales para ello.


Los jefes del Ejecutivo comunitario que han seguido al italiano, primero Jose Manuel Durao Barroso y ahora Jean-Claude Juncker, han mantenido la 'doctrina Prodi' como posición respecto a situaciones como la de Cataluña o Escocia.


Juncker ya ha avisado a Catalunya de que la independencia de un territorio de un Estado miembro tendría consecuencias en sus relaciones con la Unión Europea. La primera de todas es que Catalunya dejaría de formar parte de la UE.


Juncker ha sido muy claro: "Cuando una parte del territorio de un Estado miembro deja de formar parte de ese Estado, por ejemplo porque se convierte en un Estado independiente, los tratados dejarán de aplicarse a este Estado".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH