El CNI controlaba al expresident desde que salió de Finlandia

|

El expresident de la Generalitat de Catalunya Carles Puigdemont


La detención del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont se ha materializado gracias a la cooperación entre la Oficina Federal de Investigación Criminal de Alemania (BKA) y la Policía Nacional española (Comisaría General de Información y División de Cooperación Internacional), en coordinación con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI).


La detención en Alemania de Carles Puigdemont se ha producido en virtud de la Orden Europea de Detención y Entrega -euroorden- del 23 de marzo, emitida por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, por un delito de rebelión, con ámbito de difusión Schengen.


Los servicios secretos españoles estaban monitorizando el trayecto de Puigdemont a través de una baliza colocada en el vehículo usado por el expresident, así como con el seguimiento de su teléfono móvil.


Puigdemont fue detenido por la policía alemana en una autopista de Alemania, a la altura de la localidad de Schuby, cuando se dirigía en dirección sur hacia Hamburgo.


El vehículo en el que viajaba Puigdemont había cruzado la frontera entre Dinamarca y Alemania, desde donde quería regresar a Bélgica. Fue detenido a unos 30 kilómetros de la frontera.


La Policía Nacional ha confirmado la operación coordinada con el CNI para proceder a la detención del Carles Puigdemont: 



INCLUSO CADENA PERPETUA


El Código Penal alemán califica de alta traición los atentados contra la República Federal. Los intentos de perjudicar la existencia e integridad de la República con violencia o amenaza de violencia o subvertir el orden constitucional son considerados delitos muy graves.


Las penas van desde los diez años de cárcel a la cadena perpetua.


El delito de alta traición también es aplicable a quienes intenten separa una parte del Estado o incorporar una parte de un Estado a otro de la República Federal.


La alta traición sería el equivalente al delito de rebelión del código penal español. En la sección 81 de la ley alemana se indica que el uso de la fuerza o la amenaza de su uso para "socavar la continuada existencia de la República Federal de Alemania" o "para cambiar el orden constitucional basado en la ley fundamental" será castigado con al menos 10 años de prisión y hasta cadena perpetua. 

1 Comentarios

1

Bien por el CNI. Por lo menos saben hacer su trabajo...

escrito por Pedro 25/mar/18    20:06

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH