​Indemnizan con 130.000 euros a un paciente por las secuelas tras una operación de columna

|

Intervencionquirurgica


El Servei Català de Salut (CatSalut) ha acordado indemnizar con un importe de 130.733 euros a un paciente por las lesiones ocasionadas tras una intervención quirúrgica de columna por la rotura de los tornillos colocados a nivel de L4 L5.


El acuerdo alcanzado entre el CatSalut, la aseguradora Zurich y los servicios jurídicos de El Defensor del Paciente -que tramitaron la reclamación de responsabilidad patrimonial- es en concepto de "indemnización total y definitiva" por los daños.


El paciente, de 51 años, había sido diagnosticado en 2001 de una hernia discal L5-S1 izquierda, motivo por el que se sometió a una intervención quirúrgica microdistectomía.


A partir de 2006, se le practicó un electromiograma que informaba de recidiva de la hernia en la S1, lo que le obligó a someterse a diversos tratamientos, así como una nueva operación, tras la cual se mantuvo el cuadro de dolor que aumentaba con los movimientos.


En 2008, el paciente se sometió en un hospital de Barcelona a una nueva intervención quirúrgica -artrodesis lumbar- mediante la colocación de dos tornillos a nivel de la L5 y barras a nivel de la S1, tras la que el cuadro se agravó, al convertirse en invalidante y requerir la toma constante de tratamiento farmacológico.


Según El Defensor del Paciente, pese al cuadro de dolor y el resultado de la radiografía realizada en 2010 que informaba de la "rotura no desplazada de uno de los tornillos inferiores de la osteosíntesis transpedicular L5-S1", el facultativo manifestó que todo estaba bien, y en 2012 una radiografía mostró la rotura de ambos tornillos inferiores, cuyo resultado no fue comunicado al paciente.


El facultativo, según la asociación, "no solo se equivocó en la selección de los tornillos, al colocarlos de poco diámetro, sino que su colocación también fue defectuosa al ubicarlos fuera del espacio L4 L5", cosa que provocó su rotura progresiva.


El paciente continuó con dolores hasta que en 2014 consultó con otro hospital, que le informó de la rotura de los tornillos desde 2010, e indicó la realización de una nueva intervención para la extracción y colocación de tornillos, y el cuadro de dolor constante ha provocado una incapacidad total y un trastorno depresivo al paciente.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH