Austria anuncia el cierre de siete mezquitas por difundir ideas extremistas y depender de Turquía

|

Erdogan turquia ep

El presidente turco, Erdogan (Europa Press)


"Las sociedades paralelas, el islam político y el extremismo no tienen cabida en Austria", ha argumentado el canciller conservador Sebastian Kurz. Así, el Gobierno austríaco anunció este viernes que cerrará siete mezquitas por difundir ideas extremistas y adoctrinar a menores de edad, y expulsará hasta a 60 imanes que reciben financiación del exterior, supuestamente desde Turquía.


La decisión se tomó tras una investigación por la aparición de unas imágenes en las que un grupo de niños recreaban con uniformes militares la batalla de Galípoli, que tuvo lugar en Turquía durante la I Guerra Mundial. Las imágenes han provocado en Austria el debate público sobre las ideas y los valores que se imparten en algunas mezquitas de la asociación austro-turca ATIB, y cuyos imanes cobran el sueldo de Turquía.


Con ello se acusa a ciertas mezquitas, cuatro en Viena, dos en la región de Alta Austria y una en Carintia, de difundir ideas ultranacionalistas turcas y de promover una lectura ultraconservadora de los principios islámicos. En concreto se cerrará una mezquita en Viena vinculada a ideas turcas de extrema derecha y otras seis de una pequeña asociación árabe que difunde ideas próximas al salafismo, una corriente ultraconservadora del islam. Asimismo, se disolverá la asociación minoritaria que gestiona esas seis mezquitas con prédicas próximas al salafismo.


La asociación islámica mayoritaria en el país, la Comunidad de Culto Musulmán (IGGiÖ), ha ayudado en las investigaciones y asegura que las mezquitas no cuentan con los permisos apropiados para funcionar, según el Gobierno. La asociación austro-turca ATIB, que cuenta con unos 100.000 miembros, está considerada muy cercana al islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) del presidente turco Erdogan.


El ministro del Interior, el ultranacionalista Herbert Kickl, aseguró a la prensa que hasta 60 predicadores de ATIB podrían ser deportados junto a sus familias -en total alrededor de 150 personas- por violar la ley austríaca que prohíbe a los imanes recibir fondos desde el exterior. 


Esta es la primera vez que se aplica la ley aprobada en 2015 que prohíbe cualquier financiación extranjera de los predicadores y los lugares de culto musulmanes para limitar la influencia foránea sobre la comunidad islámica austríaca.


El Gobierno austríaco anunció recientemente también una iniciativa legal para prohibir el velo islámico para niñas en jardines de infancia y escuelas primarias para evitar su posible discriminación y garantizar la igualdad de oportunidades. En Austria vive alrededor de medio millón de musulmanes -en su mayoría de origen turco y bosnio-, lo que representa el 6% de la población de un país de mayoría católica.


En febrero, el Parlamento austríaco aprobó una ley que prohíbe la financiación extranjera de imanes y mezquitas, y demanda a las congregaciones musulmanas la aceptación explícita de la primacía del Estado de derecho sobre la "sharía" (ley islámica). La iniciativa legal contó con el respaldo de los diputados de la gran coalición gubernamental, formada por socialdemócratas y democristianos, y fue criticada por representantes de asociaciones islámicas, al considerar que los musulmanes son tratados como "ciudadanos de segunda clase".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH