sábado, 21 de septiembre de 2019

Urkullu desoye a Sánchez y descarta volver a mediar entre la Generalitat y el Estado

|

Urkullu sanchez ep

Los presidentes Íñigo Urkullu y Pedro Sánchez en la Moncloa (Europa Press)


En los últimos días, se especulaba sobre la posibilidad de que Íñigo Urkullu retomara su papel de interlocutor entre la Moncloa y la Plaça de Sant Jaume, sobre todo a raíz de su visita a Oriol Junqueras en la cárcel. También lo indicaban así las conversaciones con Pedro Sánchez previas a la moción de censura contra Rajoy. Con la asesoría de Zapatero, el todavía candidato a presidir el Gobierno buscaba complicidades tanto en el Gobierno vasco como en la dirección del PNV para poner freno a los anhelos de los independentistas catalanes.


Según desvela este domingo ‘El Confidencial Digital’, Íñigo Urkullu, sin embargo, ha descartado tajantemente volver hacer de mediador como hace un año, pese a los cambios producidos en La Moncloa, con la llegada de Pedro Sánchez, y en el Govern, con la investidura de Quim Torra.


Así lo confirman desde el entorno más cercano al lehendakari, que restan importancia a la visita de Urkullu a Junqueras del pasado 14 de agosto. Aseguran, por ejemplo, que ésta se produjo únicamente por petición del líder de ERC, y no por las “razones humanitarias” que alegó en público el propio dirigente vasco.


Y alguno de sus colaboradores lo reafirmaban: “Ni va a poner en marcha una interlocución con los políticos presos, ni con el propio Govern de Cataluña, no va a ser mediador del Gobierno”.


EL 155 ERA UNA AMENAZA REAL PARA EL NACIONALISMO VASCO


Las fuentes consultadas explican que el presidente vasco intervino solo porque “el 155 era una amenaza real”, también para el nacionalismo vasco, y porque quería evitar “un choque de trenes” que, pese a sus contactos permanentes con las dos partes, finalmente se produjo. En opinión de Urkullu, “la situación no es, ni mucho menos, la misma que hace justo un año por estas fechas”.


El lehendakari explica que Quim Torra “solo ha hecho dclareaciones, pero no ha puesto en marcha ningún mecanismo político para volver a la vía unilateral. Una postura que invita al Gobierno a renunciar, por el momento, a la aplicación del 155. “Ahora el escenario ha cambiado y no parece preciso intervenir ahí”.


Según cuenta ‘El Confidencial Digital, en el actual distanciamiento también ha pesado la mala experiencia que tuvo en otoño de 2017 en su acercamiento a Carles Puigdemont. Urkullu trató, por todos los medios, que el entonces president paralizara la declaración unilateral de independencia para evitar, así, la intervención de la autonomía. Puigdemont pareció, en un primer momento, aceptar los argumentos de Urkullu. Sin embargo, “luego pasó lo que pasó”.


Puigdemont se llegó a comprometer, tanto con Urkullu como con Jorge Moragas, a convocar nuevas elecciones autonómicas. Pero finalmente compareció en el Palau de la Generalitat para anunciar justo lo contrario. Un cambio de criterio que provocó el enfado del lehendakari: “No tiene palabra”, afirmaron entonces desde su entorno. Ahora, con Quim Torra en la Generalitat, “las relaciones institucionales son las habituales. Pero no hay nada más...”.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH