domingo, 17 de noviembre de 2019

​Un inspector de la Policía cuestiona ante el juez que hubiera heridos con sangre el 1-O

|

Policia 1 de octubre Barcelona


Un inspector jefe de la Policía Nacional investigado por las cargas del 1-O en Barcelona ha declarado este martes ante el juez que no vio ninguna actuación desproporcionada por parte de los efectivos, ha negado haber visto a personas lesionadas con heridas abiertas y, al exhibirle imágenes de heridos, ha indicado que era "presunta sangre" porque también podía ser pintura.


Un total de 26 policías nacionales han empezado a declarar como investigados por cargas el 1-O en Barcelona contra votantes. 


Fuentes jurídicas han explicado que tanto este inspector, con el calificativo de Camel 1 durante el operativo, como un subinspector investigado por actuaciones en la Escola Mediterrània y Pau Claris, han defendido que los votantes tenían actitud agresiva y de "gran hostilidad".


En este sentido, el inspector y el subinspector, que solo han contestado al juez, al fiscal y a sus defensas, pero no al resto de acusaciones, han detallado que los concentrados les insultaron y les llamaron "asesinos", y que les acogieron al grito de 'Votaremos'.


La abogada del Centro de derechos humanos Irídia, que está personado en la causa, Marta Bolinches, ha explicado a los medios que el inspector jefe ha dicho que recibía órdenes desde un centro de mando, sin identificar quiénes eran los superiores que les daban las instrucciones.


El subinspector de la Policía Nacional ha defendido que su actuación fue correcta y que nadie les ordenó directamente que cargaran, y solo se ha reconocido en imágenes que le han exhibido del centro Pau Claris, pero no en cargas en la Escola Mediterrània.


En Pau Claris, ha negado haberle torcido los dedos a la votante Marta Torrecillas y que la tirara por las escaleras, y ha explicado que solo la levantó para que se fuese del centro de votación. Ha asegurado que ella estaba en una actitud agresiva con un objeto en la mano, que no supo identificar qué era, y que se cayó sola por las escaleras.


Este subinspector ha indicado que no tenía una orden específica de cargar sino solo una más genérica de retirar las urnas para impedir el referéndum, y al preguntársele por si hay protocolo sobre el uso de porras, ha puntualizado que no le consta más allá de la consigna de no golpear zonas sensibles.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH