​¿Votamos los Presupuestos?

Manuel Fernando González Iglesias

Resultados elecciones Andalucía 2018

La entrada de Vox en el escenario parlamentario andaluz ha provocado una verdadera hecatombe en la muy estrecha capacidad de análisis de la izquierda española. PSOE y Podemos se han quedado traspuestos ante la avalancha de diputados que acaban de conseguir los seguidores de Abascal en Andalucía. A los periodistas, si somos honrados y decentes, también nos toca reconocer públicamente que no hemos sabido detectar este tsunami antidemocrático que, como ya sucedió en la historia de los pueblos de la vieja Europa, se nos ha metido en casa utilizando la democracia para poder acabar con ella. Ni que decir tiene que los verdaderos culpables de lo que en gallego se llama "desfeita" la tienen, además de los políticos que se sientan en Madrid, los que realmente mandan en este país y en otros muchos y que son los que con su poder y su dinero mueven el mundo. Vds. ya me entienden. No tienen rostro, pero saben cómo manejar los tiempos de la historia a su antojo sin que sepamos realmente quiénes son.


Nos hemos metido en un lío, y el PSOE español ha metido la pata hasta arriba convocando unas elecciones en el peor lugar posible y en un momento histórico inoportuno. Los socialistas están dirigidos por un iluminati y así nos va como sociedad y como país. Por si fuera poca esta desgracia, tenemos además un Partido Popular que ha abandonado su atalaya de partido de la derecha civilizada para convertirse en un estercolero de corruptos envalentonados por un superviviente de las Azores que trabaja para redimirse ante la historia enviando a un pequeño tramposo a jugar con la estabilidad de España y de los españoles sin el menor escrúpulo y con un muy escaso bagaje intelectual.


Si los escaños que los andaluces han votado se consolidan en la proporción que en la tarde de este domingo hemos conocido se acabará la barbaridad de 40 años de mandato socialista. Un hecho que nunca debió de haberse producido si la familia sociata hubiese apostado por la alternancia hace ya varias legislaturas. Pero eso ya no tiene remedio. La abstención les ha echado del poder y a la derecha no le importara olvidar que eso de un "Tripartito" es una coalición de perdedores, antidemocrática y perversa, como llegaron a calificarla cuando, en Catalunya, a un andaluz llamado Montilla se le ocurrió acabar con con 23 años de mamandurria pujoliana. Esto, naturalmente es otra cosa ¡faltaría más!


¿Qué va a pasar entonces? Pues, muchas cosas. Los linces de Podemos e Izquierda Unida pretenden movilizaciones populares. Vamos, que convirtamos esto en una nueva Venezuela. A Ciudadanos se le ha olvidado que es un partido de centro todavía en plena borrachera electoral. Susana Díaz, sin haber dimitido todavía, algo incomprensible, dice ahora que hay que defender la Democracia pactando las fuerzas constitucionalistas para parar a los ultras. Y Sánchez ha callado, aunque según me cuentan, ya ha llamado a sus amigos independentistas y les ha hecho una sola pregunta: ¿Pactamos los presupuestos?


Vds., que no son tontos, seguramente deducirán fácilmente qué es lo que pretende nuestro astuto Presidente con esa pregunta. Mientras, los de VOX celebran la jornada festiva a la espera de que el Gobierno les de otra oportunidad en ese súper-mayo electoral del que tanto se viene hablando últimamente. ¡Ay Señor la que nos espera!

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH