La 'Rodelinda' de Händel llega al Liceu por primera vez en la historia

|

Teatro Liceu


El Gran Teatre del Liceu de Barcelona acogerá del 2 al 15 de marzo las "montañas rusas emocionales" que plantea la primera producción en Barcelona de la ópera barroca 'Rodelinda', de Georg Friedrich Händel, con dirección de escena de Claus Guth y musical de Josep Pons.


Estrenada en Madrid, se trata de una coproducción entre el Liceu, el Teatro Real, la Opéra de Lyon y la Oper Frankfurt, y narra la historia de Bertarido y Rodelinda a través de la imaginación y los miedos de su hijo Flavio, observador de las luchas de poder en el seno de su familia.


En rueda de prensa este viernes, Marcelo Buscaino ha destacado que la ópera 'Rodelinda' es inédita en Barcelona y también en España antes del estreno de esta producción en el Teatro Real de Madrid, aunque se trata de una ópera muy representada fuera del Estado.


En la travesía de esta ópera el espectador verá "cómo las personas reaccionan impulsivamente intentando encontrar un equilibrio entre el lado emocional y racional".


En ella, Rodelinda usa a su hijo como "moneda de cambio" y garantizar que su hijo va a heredar el trono en lugar de su usurpador, y el niño, a través de dibujos de monstruos intenta procesar esta situación.


"Los monstruos están en el imaginario del niño", ha dicho Buscaino, que sitúa la acción en una casa de inspiración georgiana, fracturada y abierta de modo que se suceden varias acciones al mismo tiempo en sus distintos pisos.


Esta apertura de la casa también tiene razones simbólicas: en lugar de ser acogedora se vuelve amenazante, "como una lava cósmica", dentro de la visión del niño, que siente la casa como un lugar donde entran personas extrañas que quieren cambiar su vida y afectar a su sensación de seguridad.


INSTRUMENTACIÓN MODERNA


El director musical, Josep Pons, que guiará a los 36 músicos de la Orquestra Simfònica del Liceu, ha dicho que aunque los instrumentos originales barrocos se acercarían más a la tímbrica ideada por Händel, ello requeriría "una infraestructura importante", de modo que se ha optado por darle a esta ópera una sonoridad desde la instrumentación moderna.


Una vez se resuelvan estos retos, Pons ha dicho que no se descarta en un futuro que la orquesta use instrumentos de época "y los músicos lleven peluca", ha bromeado el director musical, que ha considerado que el trabajo con música barroca es esencial para cualquier orquesta.


La soprano norteamericana de ascendencia cubana y catalana Lisette Oropesa, debutante en Barcelona y en el papel de Rodelinda, ha dicho que éste es el papel más grande de su vida, ya que interpreta ocho arias largas, además del hecho de que la música es "bastante complicada".


Su personaje está procesando el dolor de la pérdida del marido, al que cree muerto, y siempre está intentando cerrar y poner fin a su dolor: "Está un poco obsesionada con el dolor y la depresión y hasta casi se le olvida que tiene un hijo".


Ha dicho que la música es muy bonita, con arias de emoción y furia, y ha avisado de que tiene que pasar mucho tiempo "arriba" y pasa toda la obra sin descanso en el camerino, lo que resulta bastante exigente.


El contratenor Bejun Mehta ha destacado que Händel es un alimento y poema para las orquestas, y ha celebrado que la composición barroca permite usar la voz de un modo perfecto.


Sobre el niño protagonista de la ópera, Buscaino ha dicho que se hizo un casting inicial con niños en Madrid, pero era una opción inviable y se seleccionó a Fabián Augusto, "actor adulto, bajito y delgado que pasa toda la obra sobre escena".


La directora artística del Liceu, Christina Scheppelmann, ha destacado la oportunidad que representa esta ópera para presentar al compositor barroco, con tramas "más modernas" que algunas de compositores del siglo XIX.


Preguntada sobre el dispositivo del teatro ante la huelga feminista el próximo 8 de marzo --en que hay función--, la directora artística Schepplemann, ha dicho: "Yo no tengo ninguna intención de hacer huelga y quiero trabajar como todos los otros. Es una cuestión filosófica", y ha señalado que el teatro lírico no tiene un plan B.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH