miércoles, 24 de abril de 2019

Siempre es tiempo para el diálogo

Nuria López - Javier Pacheco
Secretaria General de CCOO de Andalucía - Secretario General de CCOO de Catalunya

Muchos son los lazos que unen Andalucía y Catalunya y que articulan una relación cultural, social, económica, política, que necesita de un marco permanente de diálogo que de cauce a las numerosas iniciativas que la sociedad civil impulsa continuamente.


Nuestras organizaciones, CCOO de Andalucía y CCOO de Catalunya, dos confederaciones territoriales que conectan el sur y el norte de la península, han estado estrechamente vinculadas desde sus orígenes, en primer lugar por la influencia de los flujos migratorios de los años 60 y 70 del pasado siglo, que aproximaban nuestras culturas y nuestras gentes gracias al tránsito de los corredores socioeconómicos que el desarrollo industrial y comercial posibilitaba en la salida del franquismo. Muchas son nuestras referencias sindicales compartidas que han sido claves para el desarrollo y crecimiento de la primera organización sindical del país y de nuestros territorios.


Es esa influencia intercultural la que apostó por una defensa de un desarrollo democrático en la transición, donde los derechos sociales que defiende prioritariamente una organización sindical, defendieran los derechos nacionales de una sociedad plural, para que de la mano, vertebraran la convivencia y la cohesión social de las clases populares de país. Importantes fueron las movilizaciones que se produjeron tanto en Catalunya como en Andalucía para conseguir consolidar el modelo territorial en comunidades autónomas en España a través de sus estatutos de autonomía con la participación de la ciudadanía y el compromiso de la sociedad civil organizada.


Esta apuesta por los derechos sociales e identitarios de andaluces en Catalunya y catalanes y andaluces migrantes en Andalucía ha sido el pegamento de una sociedad diversa que de su pluralidad hace su riqueza, a la vez que un antídoto para los anhelos post-franquistas de una España recentralizadora que ahogaba el desarrollo económico y social de un país que apostó por la solidaridad y fraternidad entre los pueblos de España. Tal y como se ha articulado también en la historia de CCOO.


Nuestras organizaciones no hemos confundido nunca los intereses de la clase trabajadora y sus derechos identitarios con las derivas nacionalistas. La identidad como un signo de solidaridad e igualdad es un valor. Pero cuando se utiliza como un instrumento de jerarquización o segmentación social sólo atiende a intereses de unas élites que envuelven en banderas sus intereses económicos que siempre van en contra de las trabajadoras y los trabajadores. CCOO en Andalucía y Catalunya siempre hemos luchado contra los nacionalismos allá donde se producían y lo seguiremos haciendo, no desde un debate de posiciones, sino de razonamientos, huyendo de simplismos y articulando nuestro discurso apoyado en un fortalecimiento del contrato social y de un mayor desarrollo del cuadro de libertades democráticas.


A CCOO de Catalunya y CCOO de Andalucía en la actualidad nos toca de nuevo reafirmar nuestros principios y valores en un país que se vertebre desde un buen uso del marco democrático para la reconstrucción del contrato social, como mejor herramienta para combatir la parálisis y bloqueo político e institucional que arrastramos en los últimos años y el avance del populismo, neofascismo y ultranacionalismo que representa una derecha que se abre camino por Europa, instalándose en España, tal y como hemos visto en las últimas elecciones en Andalucía.


Hemos comprobado como se ha utilizado y se utiliza el marco territorial como arma arrojadiza para abrirse camino en las instituciones, pretendiendo confrontar nuestras sociedades desde nacionalismos excluyentes que profundizan en la brecha de las desigualdades recortando derechos y libertades a las clases populares.


Por eso es importante no perder de vista que construir y reconstruir los puentes tantas veces como haga falta se hace muy necesario en la época en la que vivimos. Por eso saludamos la iniciativa del colectivo que ha organizado los diálogos entre Andalucía y Catalunya y que se celebran en Barcelona los días 5 y 6 de abril, así como los que se celebraron hace unos meses en Sevilla. Iniciativas que se enmarcan en la cultura tradicional de las comisiones obreras y que llevamos a cabo en nuestra actividad cotidiana, en los convenios, en la concertación, en los conflictos, siempre desde el dialogo, porque siempre es tiempo para el dialogo.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH