domingo, 17 de noviembre de 2019

​El 2% de mujeres con enfermedad mental trabaja y el 42 por ciento se siente sola

|

Una investigación realizada por la Asociación Vizcaína de Familias y Personas con Enfermedad Mental (Avifes) concluye que solo el 2% de mujeres afectadas por estos trastornos trabaja, el 8% está casada y que el 24% tiene descendencia, aunque solo el 13% vive en pareja o con hijos. El estudio concluye, asimismo, que el 42% de las enfermas encuestadas no tiene ninguna relación y afirma estar o sentirse sola.


Recurso depresión


El informe, titulado #SupportingWomen, presentado este viernes en el marco de una jornada organizada en Bilbao por la asociación, demuestra que "las mujeres con enfermedad mental tienen peores resultados en relación a otras mujeres en lo relativo a su bienestar emocional, relaciones interpersonales, desarrollo personal e inclusión social".


Según la gerente de Avifes, Itziar Ceballos, la calidad de vida de estas mujeres "se ve alterada en los ámbitos, etapas y dimensiones de su perfil e historial a nivel personal, educativo, laboral y relacional" y además "afecta a su propia trayectoria y a la evolución de su enfermedad".


La investigación sostiene que las mujeres con enfermedades mentales presentan "peor calidad de vida por la triple discriminación que sufren, ser mujer,tener una discapacidad y sufrir una enfermedad mental", que se traduce en mayor riesgo de sufrir violencia de género con relaciones tóxicas y de dependencia o trabas a la hora de acceder a la formación, las relaciones sociales o el mercado laboral.


Entre sus conclusiones, el estudio destaca que la calidad de vida de las enfermas mentales "es más baja que la de otras personas, especialmente en todo lo relacionado con su bienestar emocional", capítulo en el que aparecen las peores puntuaciones, debido a "la baja autoestima, el autoestigma relacionado con su dolencia que genera sentimientos de culpabilidad, tristeza, aislamiento y sensación de proyecto vital frustrado y de estancamiento personal".


Además del aspecto emocional, el estudio destaca que sus vivencias en el núcleo de convivencia familiar se caracterizan por "la sobreprotección, la negación y la responsabilidad del cuidado de otros familiares dependientes (ancianos o padres), y la realización en exclusiva de las tareas domésticas". También su empoderamiento de género y su participación son menores, tanto comparado con el de mujeres con otras dolencias importantes no mentales (degenerativas) como con hombres con enfermedades mentales similares.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH