Auge y caída de Rodrigo Rato

|

Rodrigo Rato es un ejemplo de político que llega a la cúspide de la ola con cargos ministeriales para después caer en picado por cuestiones económicas habiendo dirigido incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI).


Rodrigo Rato salida a bolsa de Bankia


El juicio por la salida a Bolsa de Bankia cuando Rato era presidente de la entidad está haciendo salir a la luz informaciones diferentes entre el Ministerio de Economía y el Banco de España.


Las versiones bajo juramento en la Audiencia Nacional difieren en cuanto a la constitución de Bankia, el estreno en el parqué y la nacionalización.


Cuando Luis de Guindos era ministro de Economía, en 2002, algunos de los competidores de Bankia se reunieron para analizar el futuro de la entidad y, según fuentes conocedoras, ahí empezó a gestarse la caída de Rato.


Aseguran que política y economía se enredaron y forzaron a la dimisión de Rato. La deuda de Bankia superó los 20.000 millones de euros.


Incluso el propio Guindos señala en su libro 'España amenazada' como tras varios encuentros el propio Rato pide hablar con él a solas. "Le explico que la situación ha llegado a un límite y que habría que convertir la preferentes en manos del FROB (los 4.456 millones inyectados en la fusión con Bancaja) en capital. Me responde que ello supondría la nacionalización de la entidad y entonces insinúa que está pensando en dimitir. Al día siguiente, lunes 7 de mayo, me llamó desde el coche camino de La Moncloa para decirme que iba a presentar la dimisión al presidente del Gobierno".


Que un político presida un banco es algo inusual que hizo levantar sospechas sobre gestionaba la entidad con profesionalidad.


El expresidente del BBVA Francisco González señaló en el juicio que sugirió a Rato que dejara el cargo, y que el propio Guindos lo veía con buenos ojos. "Rato creía que con 7.000 millones solucionaba la credibilidad de Bankia y los problemas de confianza en los mercados. Yo estimaba que entre 15.000 y 20.000 millones, en línea con Botín", indicó González. Lo mejor era que dimitiera. Le dije que no iba a conseguir ese capital y que diera paso a una solución viable que pasaba por poner mucho dinero por parte del Estado", añadió.


El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé, indicó en el juicio que los banqueros y Guindos hablaron sobre Bankia y su futuro, pero sin tomar decisiones concretas. "Si hubiera salido un 'usted tiene que irse' hubiera sido muy violento, y no recuerdo que pasara".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH