viernes, 13 de diciembre de 2019

España e Italia dejan a su suerte al Open Arms

|

El Ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha asegurado este martes que el capitán del Open Arms no es competente para pedir asilo para los 31 menores que viajan a bordo del barco que se encuentra a 25 millas de Lampedusa a la espera de que le autoricen a desembarcar en un puerto seguro.


Open arms barco 20032018



La organización española presentó este lunes ante la embajada de España en Malta la solicitud de asilo para los menores. Ábalos ha explicado, sin embargo, que "el capitán del barco no tiene esa capacidad jurídica ni esa potestad, no le corresponde poder ejercer esa función".


"Entiendo que para mantener la cuestión viva pueda ser un elemento pero no tiene esa capacidad", ha insistido el ministro en funciones en una entrevista en Telecinco en la que ha descargado la responsabilidad sobre Italia y ha criticado la "frivolidad" del Ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, tras plantear que el Gobierno español "se lleve a Formentera o Ibiza" a los migrantes del Open Arms.


"España no tiene un barco privado haciendo salvamento en sus aguas porque está haciendo su función desde lo público y todos los puertos de España son seguros, pero en Italia no es así la cosa y ahora le corresponde a ellos y si nos tocase a nosotros lo haríamos", ha explicado Ábalos.


Ha recordado, asimismo, que desde Proactiva no se ha pedido hasta el momento que España les proporcione un puerto para desembarcar porque, según ha indicado, la actitud del Open Arms "ha sido poner en cuestión a Salvini para presionar al Gobierno de Italia, el problema es que tiene bandera española y quiere mirar hacia España".


El titular de Fomento se ha mostrado, además, molesto porque se esté "comprometiendo la reputación de España cuando está cumpliendo su labor y comprometida con esos valores". "Nos irrita y nos desagrada esta situación tan inhumana, pero hay que dimensionar la situación porque esta actuación puntual no es el problema", ha indicado Ábalos.


SALVINI


Por su parte, el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ha instado este martes al barco de la ONG Open Arms a "navegar en dirección a España" y ha subrayado que seguirá trabajando para "evitar el desembarco" en Italia tanto de más de 500 migrantes y refugiados.



Salvini ha anunciado en Twitter su vuelta a la sede del Ministerio, tras una gira política por playas en la que ha defendido algunas de sus reformas, entre ellas la que implica multas de hasta un millón de euros para las ONG que entren en aguas italianas sin permiso.


"Trabajando en el Ministerio esta mañana para evitar el desembarco de otros 500 inmigrantes a bordo de los barcos de dos ONG, una francesa y una española", ha dicho, en alusión al Open Arms y al buque que gestionan Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée.


Según Salvini, "350 de ellos" tuvieron la posibilidad de desembarcar en Libia, un país que tanto la ONU como la Comisión Europea no consideran un puerto seguro.


Para los restantes, "los visitados por el millonario Richard Gere", la doctrina del líder de la Liga pasa por "prohibir" la entrada en aguas italianas e invitar a Open Arms a "navegar en dirección a España".


ELECCIONES EN ITALIA


"No me doy por vencido", ha proclamado el ministro, que ha advertido de una posible alianza entre su actual socio de Gobierno, el Movimiento 5 Estrellas (M5S), y el opositor Partido Democrático (PD) para evitar la convocatoria de elecciones anticipadas en caso de que prospere la moción de censura presentada por la Liga.


Una hipotética alianza entre el M5S y el PD -negada ya por ambos partidos- implicaría "volver a las 500.000 llegadas" atribuidas al Gobierno de Matteo Renzi, ha asegurado Salvini.


OPEN ARMS


El fundador de Open Arms, Òscar Camps, ha respondido este martes al Gobierno: "No tratamos de mantener viva la 'cuestión'. Tratamos de mantener vivas a las 507 personas que hoy están sufriendo un secuestro en medio del mar", entre el Open Arms y el Ocean Viking, y ha pedido al Ejecutivo de Pedro Sánchez valentía y altura política.


En una serie de tuits, Òscar Camps ha mostrado su sorpresa con el "relato que el Gobierno trata de instaurar en la opinión pública, tratando de mantener un pulso (débil) contra el Gobierno ultra del señor Salvini a costa de atacar a las ONG que operan en aguas del Mediterráneo".


Camps ha asegurado que no quieren ni piden venir a un puerto español "por el riesgo que supondría viajar cinco días más con las 151 personas a bordo".


El fundador de Open Arms ha afirmado que nadie desprestigia el trabajo del Estado en materia de Salvamento Marítimo y que pagan todos los españoles: "Solo faltaría que el Estado no cumpliera con sus obligaciones y convenios internacionales (Italia no lo hace, cierto)".



Ha pedido al Gobierno y al presidente Pedro Sánchez que "dejen de quejarse públicamente y tomen una decisión firme frente a aquellos países que incumplen las leyes y convenios internacionales y lo denuncien al Tribunal Internacional del Derecho del Mar de Hamburgo".


Camps ha solicitado a Sánchez que defienda los derechos de las organizaciones españolas y "los derechos de las vidas que protegen bajo pabellón español. No haga creer a los españoles que Open Arms es el problema, el problema se llama Salvini".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH