domingo, 20 de octubre de 2019

Ribó contra las cuerdas: reconoce que fue un "error" aceptar un viaje con investigados del 3%

|

El síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha negado este lunes que tenga relación con la trama del 3% ni con ninguno de sus implicados, pero ha reconocido que fue un "error y un exceso de confianza" aceptar el viaje a la final de la Champions, en el que viajaban algunos investigados por la financiación irregular de CDC, por lo que ha asegurado que a día de hoy no lo aceptaría.


Rafael Ribu00f3 dice que fue un error aceptar el viaje con investigados


Lo ha dicho en su comparecencia en la comisión del Síndic de Greuges en el Parlament, donde ha dado respuesta a las informaciones periodísticas que recogieron que uno de los investigados de la trama del 3%, el empresario Jordi Soler, había pagado a Ribó el viaje a Berlín para ver la final de la Champions de 2015 entre el FC Barcelona y la Juventus.


Ribó se ha excusado en que se trata de "un tema que tiene una dimensión básicamente personal" y ha argumentado que tenía entradas para ver esa final con un amigo, que al final no pudo asistir, y el exdiputado de CDC Ramon Camp lo invitó a viajar a Berlín junto a un grupo del Barça de la comarca del Bages (Barcelona).


Ha insistido en que no conocía a ninguna otra persona de ese viaje, más allá de Camp: "Puedo decir categóricamente que yo no tengo ninguna relación con ninguna otra persona que realizaba este viaje. La gran mayoría que iban en ese avión ni los conozco ni sé sus nombres. Si los he conocido es porque los he leído en los medios de comunicación".


LOS GRUPOS PARLAMENTARIOS NO SE CONVENCEN


Sin embargo, las explicaciones de Ribó no han convencido a los grupos políticos y quien más contundente se ha mostrado ha sido Ciudadanos. Su portavoz parlamentario, Carlos Carrizosa, ha señalado que la fotografía de ese viaje en la que aparece Ribó junto a implicados en el 3% prueba su relación con la trama. Por eso ha anunciado que llevará este tema a la Oficina Antifrau y ha recriminado que Ribó no haya comparecido antes en el pleno: "Para hablar de lo malvado que es el Estado sí que va al pleno. Para explicar por qué se monta en un jet privado con la trama del 3% no".


La socialista Marta Moreta ha razonado que Ribó incumplió el código de conducta del Síndic de Greuges porque aceptó un regalo "por el cargo que ostenta" y ha afirmado que no lo vinculan con el 3% y que sería igual de crítica si el regalo lo hubiera pagado otra persona y no un implicado en esta presunta trama de financiación irregular de CDC.


Por parte de los comuns, Marc Parés también ha señalado que no lo vinculan con el 3% pero que está claro que el síndic aceptó un regalo y que esto es reprobable: "Lo que nos hace pensar es en un abuso del cargo para conseguir unos privilegios", y le ha agradecido que haya dicho que fue un error aceptar el viaje.


También lo ha dicho el 'cupaire' Carles Riera, que ha avisado de que hay "imprudencia y un exceso de confianza" al aceptar un regalo que, a su juicio, no debería haber aceptado para respetar la ejemplaridad que le corresponde al síndic por responsabilidad institucional, aunque no ve un caso de corrupción ni de relación con el 3%.


La popular Esperanza García ha echado en cara al síndic que haya dicho que se trata de un asunto personal: "Recibir un regalo y aceptarlo no es una cuestión personal porque usted estaba en el ejercicio del cargo", por lo que cree que debería abandonarlo.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH