martes, 15 de octubre de 2019

​Siete mujeres sin piedad

Carmen P. Flores

Durante muchos días, la sociedad española estuvo pendiente de Gabriel, un niño de Almería que había desaparecido cuando iba de casa de su abuela a la de otro familiar. Era una distancia de unos cien metros, en una pedanía donde sus habitantes se conocen. Fueron días de angustia para la familia, que no entendía cómo había podido desaparecer sin que nadie se hubiera enterado y quién se lo había llevado.


Ana Julia Quezada juicio


Todos recordamos el suceso, tan triste, cuando la Guardia Civil dio con la asesina del pequeño, que no era otra que la pareja sentimental del padre, quien había participado activamente en la búsqueda del niño y de la que nadie sospechaba, excepto los miembros de la Benemérita, que empezaron a sospechar de ella.


La detención de Ana Julia Quezada, como autora del asesinato atroz del pequeño, dejó helados a los millones de personas que habían seguido con angustia la búsqueda de Gabriel. Nadie se lo podía creer. Fue un duro golpe para los padres, familiares y amigos, así como para la gente que había estado pendiente de la búsqueda del pequeño y que esperaba otro desenlace.


Después de un año en prisión, finalmente se ha celebrado el juicio de la ya considerada asesina Ana Julia, con un jurado popular integrado por siete mujeres y dos hombres que este jueves finalizó sus deliberaciones, cuyas conclusiones determinan como asesinato con alevosía. La decisión del jurado coincide con el relato de la Fiscalía, que pide para la autora confesa prisión permanente revisable, y también 10 años por dos delitos de lesiones psíquicas y cuatro por los de integridad moral.


Con esta sentencia, Ana Julia es la primera mujer a la que se le aplicaría la prisión permanente revisable, aunque sus abogados han anunciado que recurrirán la sentencia.


Las imágenes de Ana Julia que han mostrado las distintas televisiones a lo largo del proceso judicial han dejado ver la imagen de una mujer fría, sin sentimientos, manipuladora y teatrera que no ha engañado al jurado, a su hija y a la sociedad que ha estado pendientes del mismo.


La presencia de siete mujeres en el jurado -más los dos varones que completaban el tribunal - ha certificado que a la hora de juzgar a la autora, con unas pruebas tan contundentes aportadas por la Guardia Civil que no dejaban el menor resquicio de duda, no tuvieron piedad a la hora de tomar la decisión que ha llevado a la asesina a quedarse en la cárcel por tiempo indefinido. Siete mujeres, muchas de ellas madres de familia, que han sido implacables con la rea.


Ana Julia es considerada por algunos especialistas como una psicópata. Los psicópatas dicen que no tienen emociones; otros, en cambio, afirman que sí, aunque sólo en circunstancias concretas, y saben utilizarlas para engañar, como  ha  puesto de manifiestoen  las actuaciones de llanto de la acusada.La condenada, cuando ha conocido la sentencia y sabiendo que ya no podía influir en el jurado y en la fiscal, no ha mostrado ningún signo, y las lágrimas se las había dejado en su celda.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH