miércoles, 8 de abril de 2020

El Tribunal Supremo renueva su sala penal con la vista puesta en la euroorden de Puigdemont

|

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) tiene previsto tomar este miércoles varias decisiones que repercutirán en la situación de la Sala de lo Penal. El más relevante es la reelección de Manuel Marchena al frente de la misma, al ser el único candidato que se ha presentado al cargo tras concluir el mandato de cinco años para el que fue designado en noviembre de 20014.


Además, el Pleno del órgano de gobierno de los jueces formalizará la aprobación de las bases de convocatoria para otras dos plazas en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo que se unirán a la ya tercera ya convocada -y a la que se han presentado una quincena de candidatos- por la jubilación del magistrado Luciano Varela.


Una vez se cubran estas plazas serán ya cinco los magistrados de este órgano que no hayan tenido ninguna relación con la instrucción o enjuiciamiento de la causa del "procés" independentista en Catalunya, facilitando la situación del alto tribunal frente a un futuro juicio al expresident de la Generalitat huido Carles Puigdemont en el caso de que sea entregado por las autoridades belgas.


Manuel Marchena en el Tribunal Supremo (recurso)


Actualmente en la Sala sólo hay dos magistrados que no han tenido relación con la causa, que son los dos con menor antigüedad, Eduardo Porres y Susana Polo, quienes tomaron posesión en septiembre de 2018. El resto habrían tocado el 'procés' de algún modo, puesto que a los siete magistrados que han juzgado este caso hay que sumar al instructor, Pablo Llarena, los tres magistrados de la sala de recursos durante la instrucción, otro magistrado que sustituyó a uno de ellos que se puso enfermo y a la juez Carmen Lamela -"contaminada" por haber instruido la causa contra el mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluis Trapero en la Audiencia Nacional-.


Existe suficiente doctrina del Tribunal Constitucional que avala que un mismo tribunal pueda juzgar unos hechos de los que ya ha tenido conocimiento pero referidos a diferentes persona, aunque el Supremo también baraja abrir la puerta a magistrados de otras Salas, entre los que no podría descartarse a los de lo Militar.


Por ello, la existencia de una Sala de al menos cinco magistrados "no contaminados" -suficientes para formar tribunal- permitiría al Tribunal Supremo evitar esta incómoda posibilidad, según fuentes jurídicas consultadas.


LAS PLAZAS DE MONTERDE Y JORGE


Las bases de la convocatoria que reciben luz verde este miércoles corresponden a las jubilaciones de dos veteranos de la Sala, Francisco Monterde y Alberto Jorge Barreiro. Otras fuentes consultadas apuntan el hecho de que ambos formaran parte del tribunal de apelaciones en la instrucción del 'procés', por lo que de tener que sustituir su labor la Sala quedaría igualmente desabastecida a pesar del refuerzo aprobado por el CGPJ.


Las nuevas plazas -tanto la ya convocada por la jubilación de Varela como estas dos nuevas- corresponden al turno general, reservado a miembros de la Carrera Judicial, por lo que un mismo candidato puede presentarse a las tres convocatorias.


Por el momento una quincena de magistrados se han presentado a la primera convocada, siete de ellos procedentes de la Audiencia Nacional, y todos ellos podrán intentarlo también de cara a las dos nuevas plazas que se convocarán.


NOMBRAMIENTOS CON VOCALES DISCREPANTES


Los nombramientos realizados en los últimos Plenos por un órgano que se encuentra en funciones desde el pasado mes de diciembre -cuando concluyó el mandato de sus vocales- no han merecido el apoyo de todos los vocales de este órgano, y son ya cuatro los que han formalizado por escrito su protesta frente a la aprobación de las últimas designaciones en la cúpula judicial.


La primera en presentar votos particulares contra los últimos nombramientos, concretamente desde los realizados el 8 de mayo, ha sido la vocal designada a propuesta de IU Concepción Sáez, quien se muestra en contra tanto de las convocatorias como de los nombramientos que las han seguido al considerar que el CGPJ se encuentra actualmente en funciones y se extralimitando en sus competencias.


En el Pleno del pasado mes de septiembre se sumaron los votos particulares, aunque por motivos diferentes, de los vocales Enrique Lucas --designado a propuesta del PNV--, Roser Bach y Victoria Cinto --propuestas por el PSOE-- quienes, a pesar de considerar que el actual CGPJ está perfectamente legitimado para realizar nombramientos aún en funciones, califican los últimos de ser "apresurados", "atropellados" y de pecar de falta de motivación.


De momento, y además del nombramiento de Marchena, el Pleno de este miércoles tiene previsto aprobar otros 19 nombramientos, entre los que se encuentran los relativos a las presidencias de los tribunales superiores de justicia de Aragón, Asturias y Navarra.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH