Los funcionarios de prisiones, "decepcionados" ante la falta de avances tras reunirse con Justícia

|

Decepción. Esa es la sensación que ha dejado en los funcionarios de prisiones la reunión mantenida el pasado jueves con los responsables de la Conselleria de Justícia. Pese a que esperaban que el encuentro sirviera para afrontar en profundidad sus reclamaciones, los trabajadores han salido de la cita con las manos vacías.


Sobre la mesa se hallaban dos peticiones acuciantes: pactar un nuevo convenio laboral y suscribir un calendario claro para incrementar la plantilla de las cárceles catalanas. Pero ninguna de estas demandas ha sido atendida por el Govern, que en todo momento ha blandido el "impasse" presupuestario como impedimento para afrontar desembolsos económicos en el colectivo.


La reunión, que ha presidido la secretaria general de Justícia, Patricia Gomà --la titular del departamento, Ester Capella, no ha asistido al encuentro--, no ha servido para avanzar en la agenda de los funcionarios, que ven con malestar cómo otros cuerpos (Mossos y Bombers) han logrado la convocatoria de oposiciones durante los próximos años, entre otras mejoras laborales.


Brians 2


Xavier Martínez, representante de UGT (sindicato mayoritario en las prisiones catalanas), se muestra rotundo: "solo nos han ofrecido migajas". Según explica este portavoz sindical, más del 60% de la plantilla de los centros penitenciarios en Catalunya tiene más de 50 años y está próxima a jubilarse --hay que recordar que la media de edad de los reclusos ronda los 30 años. Pese a ello, la Generalitat lleva más de diez años sin convocar plazas, y las que se han prometido en reiteradas ocasiones son inferiores a las que se necesitarían para consolidar la plantilla.


Una falta crónica de personal que está detrás del incremento imparable de agresiones a funcionarios en Catalunya. El portavoz de CSIF en Catalunya, Alberto Gómez, vincula esta infradotación con la "sensación de cierta inseguridad" que los funcionarios viven en las cárceles catalanas.


Como ejemplo, Gómez cita el caso de Brians 2, un centro que cuando se inauguró en 2007 contaba con 900 trabajadores y que actualmente solo tiene 730, de los cuales habría que descontar 63 bajas que no han sido cubiertas.


"Íbamos con la idea de hablar de la dotación de personal, pero salimos sin calendario y sin avances", relata Gómez. "Ha sido una reunión decepcionante", resume el portavoz de CSIF. En lo único en que la Conselleria se ha mostrado abierta ha sido en tratar aspectos que no requieran dotación económica (como los concursos de traslado o el régimen de segunda actividad).


Por todo ello, Martínez no descarta que en un futuro se puedan llevar a cabo "actos reivindicativos" para exhibir la situación insostenible del sector. De hecho, en junio de este mismo año los funcionarios de prisiones ya se manifestaron contra el déficit de personal.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH