El nombramiento de una primera ministra en Irlanda del Norte rompe con tres años de parálisis política

|

La lu00edder del Partido Unionista Democru00e1tico PUD, Arlene Foster, nueva primera ministra de Irlanda del Norte


La líder del Partido Unionista Democrático (PUD), Arlene Foster, ha sido nombrada este sábado 11 de enero Primera Ministra de Irlanda del Norte, poco después de que el Parlamento reanudara su labor y pusiera fin a tres años de estancamiento político en esa provincia británica.


La republicana del Sinn Féin, Michelle O'Neill, ha sido nombrada viceprimera ministra tras un acuerdo entre los dos partidos para restaurar el autogobierno en Irlanda del Norte.


Los dos principales partidos de Irlanda del Norte han mantenido un intenso contacto durante unos nueve meses para acordar un documento titulado "Nueva década, nuevo enfoque".


El ejecutivo de Belfast cayó en enero de 2017, tras un escándalo político y financiero relacionado con la gestión de un programa de energía renovable.


El viceprimer ministro irlandés, Simon Coveney, explicó que el acuerdo incluye medidas para mejorar la "transparencia" del gobierno autónomo, fortaleciendo los "códigos de conducta" de sus dirigentes y eliminando la posibilidad de que un partido pueda vetar ciertas leyes.


Afirmando su "gran honor" en el nombramiento, Arlene Foster destaca que los dos partidos todavía mantienen "muchas diferencias", pero que es hora de "avanzar".


Por su parte, Michele O'Neill expresa un "sincero deseo" para el año 2020 de traer un "cambio real" a Irlanda del Norte.


El acuerdo entre las partes fue anunciado el 10 de enero y representa el fin de un impasse que ha durado tres años, desde la caída del gobierno de coalición entre el Sinn Féin y el DUP, desencadenando elecciones regionales, después de las cuales los dos partidos han seguido discrepando.


El gobierno británico había dado un plazo para resolver el impasse -lunes 13 de enero- amenazando con convocar nuevas elecciones regionales.


Según los términos del acuerdo de paz de 1998, que puso fin al conflicto sectario que causó más de 3.500 muertes en 30 años, el poder en Irlanda del Norte debe ser compartido entre los dos principales partidos políticos que representan a los 'unionistas' -que abogan por permanecer en el Reino Unido y bajo la corona británica- y a los nacionalistas -que quieren la reunificación con Irlanda en una república-, en este caso el DUP y el Sinn Féin, respectivamente. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH