miércoles, 19 de febrero de 2020

​El primer día de “clase” del Gobierno de Pedro Sánchez

Carmen P. Flores

Todos esperaban con expectación el primer Consejo de Ministros/as del Gobierno Sánchez, con el debut en el mismo del partido morado. La curiosidad sana por ver las fotos de rigor de los viejos y nuevos ministros entrando en el edificio noble de Moncloa también ha despertado el morbo correspondiente en buena parte de la ciudadanía. Allí estaban fotógrafos y periodistas para plasmar las instantáneas.


Los ministros que repetían se les notaba la experiencia de posado ante las cámaras: la entrada lo hacían con firmeza, cartera en la mano izquierda, subida segura a los pocos escalones y posado con su cartera que portaba el nombre del ministerio correspondiente. Solo dos ministras: Margarita Robles y Carmen Calvo, se habían dejado la cartera y el donuts en casa...


Los novatos más esperados, los ministros de Unidos Podemos. Pablo Iglesias, Vicepresidente, hacía su entrada triunfal como un vaquero, no solo por su vestimenta, sino por el posado, con piernas abiertas y cartera bien puesta y desafiante. Para llevar la contraria, el maletín lo portaba en la mano derecha. Atrás había dejado el traje del día anterior, volvía a su estado puro de vestimenta de faena. Hay que conservar la estética para no decepcionar a sus votantes. Mientras, su colega, Alberto Garzón, Ministro de Consumo, llegaba enfundado en un elegante traje gris, con corbata a juego en la misma tonalidad y sin el pin que había lucido el día anterior... Es curioso el marketing empleado por Garzón en su juramento ante el Rey, donde apareció sin corbata y con el ya comentado pin. ¿Es coherente su actitud? Es sencillamente una pose, que le debe repostar algún beneficio electoral.


Mientras, la Ministra de Igualdad, Irene Montero, aparecía con una vestimenta correcta, eso sí, algo despeinada y estaba encantada de conocerse.


La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, continuaba utilizando el color blanco, -como el día anterior- en su conjunto pantalón y blusón. Le faltaba una chaqueta o un abrigo, dado las bajas temperaturas. Puede que la alegría por el cargo era superior al frío.


El viernes ha dejado de ser el día de la reunión del Gobierno; el presidente Sánchez ha decidido que se pase al martes, sus razones tendrá.


Lo más destacado de las decisiones de la primera reunión del Ejecutivo, la subida de las pensiones que se esperaba como punto de partida de la política social del Gobierno. Además de nuevos nombramiento que irán soltando a cuenta gotas para tener entretenido al personal.


Tiempos nuevos, ¿política informativa vieja? Así se podría calificar las ruedas de prensa del presidente. Ayer comparecía ante los medios, esta vez admitía preguntas de los periodistas, pero con limitación de las mismas: solo diez podían preguntar, pero no repreguntar. Una situación que preocupa a la profesión. Limitar a la mínima expresión que los periodistas puedan ejercer libremente todos su trabajo, debería ser algo normal que fortalece la democracia y la transparencia. En estos tiempos, la libertad está siendo limitada y al mensajero se le está cortando las alas. Una situación muy preocupante y peligrosa, que no se debería permitir. Mal comenzamos de año.


Decía el escritor y poeta danés, Hans Christian Andersen, que “La prensa es la artillería de la libertad”… Y el gran querido y añorado Perich afirmaba que “Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Al gobernante tampoco”... Pues estas frases no las debería olvidar nadie y mucho menos los que ostentan el poder y la capacidad de legislar.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH