martes, 18 de febrero de 2020

​Teatre Akadèmia: homenaje a Fellini en el centenario de su nacimiento

|

Teatro Maestro Fellini


Los centenarios son siempre una buena ocasión para recordar a personajes que han dejado huella por cualquier razón y ciertamente nadie será capaz de negar que el legado de Federico Fellini constituye una de las aportaciones más importantes al patrimonio cinematográfico universal. No en balde consiguió reunir hasta cinco Oscar -uno de ellos honorífico- entre sus manos. La casualidad quiso que, años atrás, Fellini, según parece algo hipocondríaco, tuviese relación con el padre de Guido Torlonia, actual responsable de la programación del Teatre Akadèmia, que era médico. De este modo el entonces niño quedó cautivado por la capacidad de seducción del director cinematográfico y por el encanto del ambiente circense que lo rodeaba. Convertido Torlonia en programador teatral, ha querido resaltar la figura de su compatriota y a tal fin ha ideado, con la colaboración de Ludovica Damiani, un montaje dramático titulado “Maestro Fellini” que se representa en el local a su cargo.


El esquema es sencillo: un repaso por la biografía y los textos fellinianos interpretado a dos voces y apoyado con numerosas inserciones cinematográficas en las que aparece el propio Fellini, sus amigos y colaboradores, así como los lugares o temas que inspiraron su obra. Es posible, por tanto, seguir el itinerario vital del personaje que empezó como dibujante, fue luego radiofonista y periodista, se incorporó al cine como guionista y acabó siendo un respetado director. El texto pone de relieve su insaciable vena poética, su vinculación al neorrealismo de posguerra, su ilimitada imaginación -en la que siempre apuntaban rasgos derivados de la religiosidad italiana, bien que en muchas ocasiones contemplada de forma satírica y su tendencia onírica- y, de modo muy particular, su relación con quienes interpretaron los personajes de su obra fílmica. Muy principalmente las mujeres y en primerísimo lugar la que sería su esposa y musa, Guilietta Masina, pero también Anita Ekberg, Ainouk Aimé o Claudia Cardinale, así como algunos actores, como Marcello Mastroiani.


Podría decirse que el espectador asiste a una función de teatro leído y así lo hacen los dos intérpretes frente a su respectivo atril. En principio, Mario Gas y Serena Vergano y a ellos fue a los que vimos el día que acudimos a la función. Vergano estuvo muy expresiva, aunque su todavía fuerte acento italiano le dificultaba en algún momento la dicción del texto español, mientras que Gas, de voz impecable, estuvo más contenido en el gesto. A partir del 5 de febrero la voz femenina será la de Mar Ulldemolins y en la función especial del centenario la obra estará a cargo de Rosy de Palma y Sergio Rubini.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH