Los presos y el coronavirus

Carmen P. Flores

La situación por la pandemia del coronavirus es un hecho innegable. Después de la confirmación por parte del director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, en Europa de momento Italia y España son los dos países donde se han producido más casos de afectados. Las medidas que se han ido tomando, algunas de ellas tarde, no están siendo suficientes para atajar el avance del virus desconocido.


Después de la comparecencia televisiva del presidente Sánchez, se han ido produciendo toda una serie de medidas drásticas: cierres de colegios en Madrid y otras zonas, teletrabajo, cancelaciones de todo tipo de actos, cierre de teatros y salas de ocio... es decir, una especie de “parón de país” para intentar frenar el avance del coronavirus entre la población.


Mientras el gobierno habla de todas estas medidas, poco se ha dicho de un colectivo que está especialmente expuesto. Me refiero al de los presos, que están más indefensos que otros grupos, lo mismo que los miles de funcionarios que trabajan a diario en esos centros y que pueden ser infectados o infectar ellos. Falta más información y ¿transparencia? de cuál es la situación real de lo que está sucediendo dentro de los recintos.


Los siete presos varones del procés abandonan en un furgón de la Guardia Civil la cárcel de Valdemoro en Madrid


La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, tomó la decisión de que a partir del día 12 de marzo los 12 centros penitenciarios existentes en Madrid, Alava y La Rioja se aislaran, por considerarlas de transmisión significativa. El resto de centros mantienen las medidas preventivas. Los nuevos reclusos, así como los que regresen de permisos, serán valorados por los servicios sanitarios de la prisión correspondiente. También se han suspendido los traslados de internos entre prisiones, exceptuando los de aquellos que tengan razones sanitarias o judiciales.  Los vis a vis han quedado suspendidos y las visitas se restringen a los locutorios.


En cuanto a Catalunya, que tiene transferidas la competencia de prisiones, se están aplicando las recomendaciones de la población en general. De momento no se están empleando medidas de restricción de movilidad, ni tampoco en las salidas individuales de los internos, como se ha podido comprobar con las salidas de los presos del 'procés'. Si han sido prohibidas las salidas en grupos.


Hasta el momento, oficialmente se conoce solo un caso de un interno infectado enla prisión Zaballa, Álava. ¿Se están ocultando otros?


Muchas familias de presos están preocupadas por la situación y se preguntan si los centros penitenciarios están preparados para hacer frente al coronavirus, conociendo la precariedad actual tanto de personal como de material farmacéutico. Un situación que no es nueva, pero que algunos intentan ocultar para que no salga en los medios de comunicación. Hay nerviosismo dentro y fuera de las prisiones, máxime cuando se lleva varios días sin que se conozcan datos de posibles casos o de nuevas medidas que se puedan trasladar a los familiares.



En esta situación de preocupación colectiva, la información es esencial para tranquilizar a los internos y a las familias que han visto reducidos los contactos con sus hijos, padres o hermanos. Hay que recordar a las autoridades correspondientes que aunque los presos estén privados de libertad, solo su derecho a votar está limitado. Siguen gozando del resto de derechos como cualquier otro ciudadano. Nadie debe olvidarlo: esto es una democracia, no un país bananero.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH